Esas terroríficas funciones

Como comentábamos en otra entrada, el latín y el griego tienen declinaciones, es decir, diferentes terminaciones para cada función sintáctica que puede cumplir una forma nominal (sustantivo, adjetivo, participio, pronombre).

  • Vaya. Ya lo había olvidado. ¿Para qué dices que me servía?

Hoy vamos a especificar qué es exactamente lo que te chiva cada uno de los casos (terminación de la palabra) de las declinaciones. Advertimos que los casos tienen unos nombres muy raros (es una técnica zombi para asustaros, pero es más fácil de lo que parece).

  • A mí ya casi no me dan miedo los zombis ¡¡DIME LAS FUNCIONES DE LOS CASOS EN LATÍN!!

El latín tiene seis casos, que son los siguientes:

– Nominativo: Cumple las funciones normales de un nombre (de ahí nominativo), es decir, sujeto y atributo.

Dominus cacat. = El señor hace caca. (Sujeto, responde a la pregunta “¿Quién?”)

Dominus foetidus est. = El señor es pestoso. (Atributo, con un verbo copulativo -ser, estar, parecer- indica una cualidad del sujeto)

– Vocativo: Para llamar (para consuelo de todos, solo hay una declinación que tenga una terminación especial para el vocativo, todas las demás utilizan el nominativo).

O domine! = ¡Oh, señor! (Vocativo, pues eso, una llamada)

– Acusativo: Su función principal es la de complemento directo. En todas las declinaciones suele terminar en -m.

Dominus merum bibit = El señor bebe vino puro (Complemento directo, responde a “¿qué?”. Si la oración se convierte en pasiva, es el sujeto)

– Genitivo: Sobre todo sirve como complemento del nombre.

Servus foetidi domini vinum bibit = El esclavo del señor pestoso bebe vino mezclado (Complemento del nombre, suele traducirse con la preposición de)

– Dativo: Principalmente funciona como complemento indirecto es a quien se da algo (de ahí dativo).

Servus merum domino dat = El esclavo le da vino puro al señor (Complemento indirecto, quien recibe lo que se da)

– Ablativo: Complemento circunstancial.

Dominus servum oculis videt = El señor ve al esclavo con los ojos (Complemento circunstancial, en este caso de instrumento)

  • Oh. No era tan difícil. ¿Y las funciones en griego?

Pues las mismas. Pero con la diferencia de que no tienen ablativo, por lo que sus funciones las cumple el dativo. Resumen rapidito:

– Nominativo: sujeto o atributo.

– Vocativo: llamada (apelación).

– Acusativo: complemento directo (acaba casi siempre en -α o -ν).

– Genitivo: complemento del nombre (acaba casi siempre en -ς).

– Dativo: complemento indirecto (con verbos que significan dar o similar) o complemento circunstancial.

  • ¿Y no tienen preposiciones?

Pues sí las tienen. Las preposiciones pueden ir con todos los casos (salvo con nominativo y vocativo) y le dan la función que corresponda a la palabra que vaya con ellas. Aquí tenéis un resumen de las preposiciones en griego:

(fuente de la imagen: http://sandraromano.es/como-preposicionar-un-leon/)

  • Sabía yo que no tenía por qué temer a los zombis. 🙂

ACTIVIDAD PARA QUIENES LE HAYAN PERDIDO EL MIEDO A LAS FUNCIONES DE LOS CASOS

Anuncios

Un comentario en “Esas terroríficas funciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s