Esas declinaciones latinas (II)

¡Buenas tardes, resucitadores! En la anterior entrada hablábamos de las declinaciones, específicamente de la primera y la segunda. Hoy venimos aquí a hablar sobre la temida TERCERA DECLINACIÓN.

  • ¡Bah! Ya me sé las dos primeras como la palma de mi mano, una más no me da miedo.

Ese es el espíritu. La tercera declinación es un poco más compleja que las anteriores. Pero en absoluto debéis tenerle miedo, es igual de asequible. Formaban parte de la primera declinación palabras femeninas en su mayoría; en la segunda declinación encontramos palabras masculinas y neutras.

  • ¿Y en la tercera qué? ¿Todo mezclado?

No quería decirlo peeroo…sí. Se declinarán por la tercera declinación palabras de género femenino, masculino y neutro. Sin embargo, no tengáis miedo, porque todo buen resucitador está equipado con un amigo fiel e infalible, el diccionario. Nuestro amigo el diccionario nos chivará qué género tiene la palabra que busquemos.

  • Bien, entonces no hay problema de confusión con el género. ¿Hay que tener algo más en cuenta en esta declinación?

Pues sí. Ante todo hay que saber que en la tercera declinación se diferencian los temas en consonante y los temas en -i. En realidad no hay diferencia en la mayoría de los casos, queda un rastro en el genitivo plural quedando el genitivo plural de los temas en consonante en -um; y el de los temas en -i como –ium. También en el neutro plural en los temas en consonantes es -a, mientras que en los temas en -i es –ia.

  • Entonces los temas en consonante y en -i son iguales en todos los casos salvo el genitivo plural que se queda la -i del tema y en el neutro plural, que igual.

Exactamente, veo que lo vas pillando. Vamos pues con los temas en consonante:

Temas en oclusiva

A los temas en oclusiva se les añade una -s en el nominativo. Este acontecimiento hace que el nominativo sea muy variable.

Oclusiva labial (-p, -b). Al añadir la -s del nominativo no sufren cambio alguno. Así encontramos pleb-s, princep-s en el nominativo.

Oclusiva gutural o velar (-c, -g). Al añadir la desinencia -s, forman un nominativo acabado en –x. La x es la manera que tenemos de representar el sonido -cs, -gs. Ducs>dux; legs> lex.

Dentales (-t, -d). Al añadir la desinencia -s, pierden la dental ante la -s. peds>pes; sanitats>sanitas

  • ¿Podemos declinar alguna palabra para ir viéndola? Ahora mismo creo que lo entiendo.

Vamos a declinar la palabra nux, nucis que significa “nuez”.

Singular

  • Nominativo –variable (nu-x [cs>x]) La nuez crece en un árbol.
  • Vocativo –variable (nu-x [cs>x]) ¡Eh nuez, cae ya!
  • Acusativo –em (nuc-em) Recogí la nuez en el campo.
  • Genitivo –is (nuc-is) El sabor de la nuez es bueno.
  • Dativo –i (nuc-i) Le dí un cabezazo a  la nuez.
  • Ablativo –e (nuc-e) Me golpeé con la nuez.

Plural

  • Nominativo –es (nuc-es) Las nueces son buenas para la memoria.
  • Vocativo –es (nuc-es) ¡Eh, nueces!
  • Acusativo –es (nuc-es) Compré las nueces en la tienda de abajo.
  • Genitivo –um (nuc-um) Las propiedades de las nueces son provechosas.
  • Dativo –ibus (nuc-ibus) Le dí un cabezazo a las nueces.
  • Ablativo –ibus (nuc-ibus) Me resbalé con las nueces.

Como veis, tampoco es tan complicado, hay que tener en cuenta que el nominativo es variable, por lo que el caso que tenemos que mirar para saber dónde poner la desinencia es el genitivo.

  • ¡Bieeen! Ya la he entendido. ¿Eso es todo?

Casi todo, ya estamos al final. Hay más temas en consonante que hay que tener en cuenta.

Temas en líquida (l, r). Encontramos aquí palabras como consul, consulis y mulier, mulieris, que no tienen marca de nominativo (¡yuju! ¡Una desinencia menos que aprenderse!). Los temas en -r, incorporan una vocal en el nominativo ( patr>pat-e-r, patris).

Temas en -n. Si la -n va precedida de vocal -o, la -n desaparece en el nominativo y tampoco incorpora ninguna desinencia en el nominativo. Si la -o es breve, pasará a ser -i en el resto de casos. (leo, leonis; homo, hominis).

Temas en silbante (-s). En el nominativo y vocativo se mantiene la -s al final de palabra. En el resto de casos, al estar es posición intervocálica pasa a -r (rotacismo) (opus, operis; tempus, temporis).

  • Pues no es para tanto ¿Habías dicho algo de los neutros verdad?

No hay que temer a los neutros. Al igual que ocurría con la segunda declinación, el nominativo, el vocativo y el acusativo singular tendrán la misma forma; en el plural, esos casos comparten la desinencia -a, igual que en la segunda declinación. Vamos a declinar la palabra hastile, hastilis, “vara de madera, bastón”.

Singular

  • Nominativo hastile. El bastón tiene nudos.
  • Vocativo hastile. ¡Oh bastón en el que me apoyo!
  • Acusativo hastile. Dame el bastón.
  • Genitivo hastil-isLos colores del bastón van con mi ropa.
  • Dativo hastil-iAto cintas de colores al bastón.
  • Ablativo hastil-eTe pego con el bastón.

Plural

  • Nominativo hastil-aLos bastones tienen nudos.
  • Vocativo hastil-a. ¡Oh bastones para no caerse!
  • Acusativo hastil-aColoca los bastones en la pared.
  • Genitivo hastil-um. Los colores de los bastones combinan con mi modelo.
  • Dativo hastil-ibus. Ato cintas a los bastones.
  • Ablativo hastil-ibusOs pego con los bastones.

¡Y esto es todo, amigos!

  • Pues no es tan complicada. Ya no le temo a esta tan horripilante declinación 🙂

 

 

Anuncios

Un comentario sobre “Esas declinaciones latinas (II)

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: