Ese grandísimo Perseo

Esta entrada ha sido realizada por Israel Rodríguez y Ana Pérez, alumnos de 1º de Bachillerato del I.E.S. “Jálama” de Moraleja (Cáceres). Se incluyen algunas expresiones dialectales (explicadas con asteriscos).

Hoy vamos a hablar de la historia que tenemos en nuestros días de Perseo, esa profecía del rey Acrisio el cual puso mar y tierra por medio para que no se cumpliese.

  • Me gustó mucho la historia que me contaron sobre Perseo una vez, pero déjame preguntarte si me puedes ayudar para mi próximo examen, pues no me quedó muy claro esa historia.

Esta historia comienza con el oráculo que le dijeron al rey Acrisio, el cual decía que su nieto le iba a matar. Y este ni corto ni perezoso, encerró a su hija en una torre, para que así esta no se quedara preñá. Pero el gran zombi Zeus, que se tira a tó lo que se mueve, entró en forma de lluvia de oro por la ventana, y este pues… Ya sabes, la quedó felizmente con su retoño, como era normal en él.

Resultado de imagen de perseo y danae

Fuente de la imagen

  • ¿Cómo dices? ¿Que ha quedado a la muchacha con el niño zombi sola?

Andaaaa, como te lo cuento. Y no te digo, que cuando se enteró el rey Acrisio, padre de la zombi Dánae (madre del retoño, de esa noche de lujuria y pasión), cogió y metió a la muchachita y al zagal en una barca cochambrosa de madera, y lo TIRÓ AL MAR, con toa’ su cara.

 ( Fuente de la imagen )

  • Estos zombis que mal están de la perola, pero sigue contando hijo que me tienes aquí a two candles.

Pues mira, estos dos pobres zagales, llegaron a una islita, la isla de Serifos. En la cual, el hermano del rey de dicha isla, un zombi mu’ bueno y mu’ guapo, les acogió con toa’ su buena fe. Pasaron los años, y el rey de la isla dijo “Ayyy que zombi más guapa, esta pa’ mi.”, pero Perseo dijo que na-nai de la China, que ese no podía tener relaciones íntimas con su madre, que él no quería, dijo que no y que no. Y el rey dijo “te digo yo a ti que sí”.

  • Espera, espera, espera, ¿Que Perseo no quería a ese gran zombi, rey de la isla de Serifos, tan rico y poderoso como padre? Allá te ve….

Pues se ve que no, yo tampoco lo entiendo, hija, si yo fuera, madre mía…. Bueno, que me voy del tema. Siguió la discusión entre los dos zombis, y el rey pensó: pues mira lo mando a por la cabeza de La Medusa, una de las tres gorgonas, una bicha mu’ fea y mu’ larga que tenía una de serpientes en la cabeza, acho, hijo, soy yo y al verla ya estoy en mi casa, ¡¡¡daba un miedo!!! Porque encima, aparte de ser fea como ella sola, es que si la miras, hasta luego Maricarmen, porque te petrifica toa-toita. El caso que el rey mandó a Perseo a por su cabeza, pensando que no iba a volver y así podía casarse con su madre tranquilo y a gusto.

Fuente de la imagen

  • Ay, ay me estoy acordando, ahora viene el zombi este, ¿Cómo se llama? ¿el Hermes? Y le deja el yelmo, ¿no es así ?

Mejor cállate, porque cada vez que hablas la cagas. Hades, el dios zombi de los infiernos, le prestó el yelmo; Hermes las sandalias esas que si te las ponías volabas, yo no se de que serian esas sandalias, pero vamos que yo voy al “Delmon”* y lo único que veo son las converse esas que yo les hablo y no me contestan. Y Atenea le prestó un escudo pulido, que esa es más agarrá que las raíces de las macetas.

*”Delmon” coloquial para referirse al mercadillo (Del montón del mercadillo)

  • Ves tú, si a mí me sonaba algo de eso, ya te lo decía yo. Bueno y ahora que pasa porque esto no tiene emoción ninguna.

Si me dejaras acabar, que eres más pesá que una vaca en brazos… Total, que el zombi este se fue a por la cabeza de la Medusa, como aquel que va a comprar el pan. Y al llegar allí, vio a semejante monstruosidad, y, claro, se acojonó to’ y dijo “con dos cojones, pa’lante , que yo por mi madre MATO, MA- TO”. Y canteó* el escudo para utilizarlo como espejo, y con su espada marcha atrás como los cangrejos le rebanó la cabeza como a un cacho de pan.

*”canteó” poner de lado

  • ¿Y que hizo con ese armatoste? ¿Pal puchero?

Qué extremeña eres, hija, pues no, la metió en un saco pa’ llevársela al hombrito este que le tenía hasta la punta las sandalias. Al emprender su viaje, cuando iba volando con las sus sandalias, feliz y contento, ¡¡¡OLE-OLE!!!, se encontró con una zombi que quita el sentío, estaba atada en una roca y Perseo se acercó a ver que hacía tal maravilla ahí atada y esta le dijo “pues que mi madre, la estupenda, había ofendido a la hija de Poseidón diciendo que yo era más guapa que ella, que yo no te lo niego, pero que eso esta mu’ feo decirlo, así que aquí me tienen atá’, esperando a que me coma un monstruo marino”. Entonces Perseo la desató, mató al monstruo ese feo y se fue con la Andrómeda a comer perdices. Pero su tío, que era su prometido, se enfadó con el zombi Perseo y, claro, dijo Perseo “a mí este no me va a marear” y cogió y lo petrificó, con la cabeza de la otra, que sí, aun funcionaba, es como las cucarachas, tú la matas y la jodía sigue ahí viva.

Resultado de imagen de perseo

Fuente de la imagen

  • ¿y esto no se acaba ya? Llevamos aquí mas de media hora y no terminas de contarme la historia del hombrito este.

Que síííií, no seas pesá. Ahora Perseo cogió y se fue con Andrómeda a la isla de Serifos, con la cabeza de la bicha esa, que todavía sigue viva, a llevársela al rey zombi de la isla, que justamente estaba en el altar con su madre casándose, así, hala, sin invitarle ni na’, que vale que no quiera que se casen, pero eso esta muy mal, mu’ mal visto. Total que entró en el templo y le dijo “ven pa’cá, que como te pille te arrastro” y cogió la cabeza de la Medusa, la sacó del saco y le dijo “mal rayo te parta “ y le petrificó ahí en el templo, se parecía a San Buenaventura* y to’, ahí paraíno como si de una estatua se tratase.

*San Buenaventura: festividades locales en honor al patrón de Moraleja (Cáceres)

  • Pero… Y el oráculo del hombrito, ¿qué tiene que ver con to’ esto? A mí me da que tú estás juntando churras con merinas.

Mira, me tienes negro, la próxima vez le vas a pedir ayuda a quien yo te diga. Años después, de que todo esto sucediera, se hacÍa una competición atlética, en la cual Perseo, cómo no, iba a participar, porque desde que cogió a Medusa, se cree aquí yo no sé vamos, el Rafa Nadal de Grecia. Y pues claro, llegó su turno en el lanzamiento de discos, el juego este de los perros, y fíjate tú que su abuelo el Rey Acrisio, estaba sentado en las gradas viendo a ver lo que pasaba como un buen hombrito mayor para contarlo después a los sus amigos cuando van a echar la partida, y cogió Perseo, se puso en posición y lo tiró con toas sus fuerzas, pero, a ver, tenía mu’ mala puntería, con tan mala suerte que le dio a su abuelo en toa’ la cabeza y pues claro el hombrito, que ya no estaba para tantos trotes, hincó la pua*.

Y aquí ya tienes tu el oráculo del zombi Acrisio cumplido. Espero que esto te haya servido, porque como me vengas mañana diciéndome que te ha salido mal el examen, te pincho un ojo.

*”hincar la púa” expresión coloquial del norte de Cáceres que significa morir.

  • Muchas gracias, rey, mañana te convido a una maceta, o nos vamos de paseo al mercao’.

      

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: