Ese brutito Teseo

Esta entrada ha sido realizada por Alba Hernández y Raquel Rocha, alumnas de 1º de Bachillerato del I.E.S. “Jálama” de Moraleja (Cáceres). Se incluyen algunas expresiones dialectales explicadas con asteriscos

  • ¡Escucha, niña! Ven pa´ca y explícame lo de Teseo que no me he enterado de la misa la media.

Mira a ver, mujer, si no es tan complicao. Escucha bien, que te voy a contar una historia que se te va a hacer el culo pepsicola.

  • Nos dejamos de tonterías y ve al grano ya anda chiquilla

Bueno, bueno, no te me sulfures, empezamos por lo facilito. Teseo era el hijo de Etra y Egeo que era el rey de la ciudad zombi de Atenas. Los zombis hicieron cosas de zombis y Etra se quedó toa’ preñá y Egeo, que era un sinvergüenza, dejó a la madre con el suegro y se fue a Atenas.

  • Ah valeeeee, ¡acabo de caer en la cuenta redonda! Entonces Egeo fue el culpable de que su hijo se encontrara con aquellas sandalias y con la espada, ¿no?

Esa, esa es y a la madre le dice que cuando sea mozuelo, le vaya a hacer una visita y que se ponga esas sandalias tan cucas y la espada para que sepa que es su hijo, ¡y encima!, el mu’ apañao’ va y dice: “Pues para que no se pierdan las meto debajo de una piedra”.

Pero eso no es todo, no, no, porque sería zombi y to’ lo que tú quieras, pero parecía de Bilbao, porque el pedrolo que eligió el graciosillo lo tuvieron que levantar entre seis pa’ que pudiera pone ahí las cosicas; que digo yo, ¿no se le aplastarían las cosas bajo tamaña exageración?

  • ¿Y qué pasó cuando creció?, porque te estás enrollando aquí como las persianas y no me estoy enterando de una pizca de na

¡Conche hija! Que no es tan complicado ¡Pues que cogió los bártulos y se fue de casa, claro!

A su madre querida no le hacía ni pizca de gracia, pero como a unos cuantinos héroes zombies, eso de salir y ver mundo les molaba cantidubi, por ejemplo Odiseo mala pedrá le den.

Total, que se va a ver a su papi, pero el viaje era más largo que un día sin pan, y el niño no se podía estar quietito, no, que encima se liaba de collejas con cualquiera que se le cruzara por delante, y así es que no se puede, de verdad.

  • Ah naricesssss, ahora me cuadra todo. Claro, entonces digamos que ahora este niñito para poder encontrar a su querido padre tiene que coger las alpargatas o como coño se diga eso y la navaja esa de barbero to’ rara que le ha dejado debajo de un pirolo*. Pos mira te voy a contar un secreto: esta parte de la historia me la sé yo mejor que tú, así es que para que veas que tengo buena memoria te la voy a contar ¿te parece, querida? 

*Pirolo: coloquial para bolardo (Obstáculo de hierro, piedra u otra materia colocado en el suelo de una vía pública y destinado principalmente a impedir el paso o aparcamiento de vehículos.)

Ea, ea, lo que tu digas. A ver que tal se te da.

  • Pos mira que te diga, el muchachito este, al iniciar el viaje en busca de su padre, se encontró por el camino pos lo que viene a ser varios sucesos que él mismo tuvo que superar solo.
  • El primero de todo fue un gigante mu’ mu’ grande, que se llamaba Sinis, al que terminó venciendo: lo ató a dos árboles juntos con una cuerda y cuando soltó la cuerda el hombre quedó que se caía a cachos, vaya.

¡Hale! ¡Qué bruto! Pos yo de esto no me acuerdo, que me estaba pintando las uñas en esta parte. Sigue contando, sigue. Que está to’ entretenío.

  • Y que lo digas, está super mega guay. La segunda historia trata de un hombre de estos parecidos a los porteros que hay en las discotecas (vamos, que era grande, grande), que está en la punta del acantilado y que le dice a Teseo que si no le lava los pezuños no le va a dejar pasar. Pero como este es un pasota, pos decide no hacerlo, total, que el portero se acaba cayendo por el precipicio.
  • Seguidamente se encuentra con un hombrito, llamado Cerción, que reta a hacer un duelo a to’ quisqui que se encuentra, los cuales los deben superar. Total, que se pelea con Teseo y éste se lo vuelve a cargar y de la hostia que se pega con el suelo se muere

¡Por todos los zombidioses! Este tío es más bruto que un arao. Mira que cargarse a alguien escamochándolo contra el suelo… 

  • A este tío lo que le pasa es que se le ha ido la pinza y es como Zeus, que se tira a todo lo que se mueve, pero este los manda a hincar el poleo*.
  • El caso es que de la cabeza mu’ bien no tiene que estar, yo, si fuera ellos, lo ponía firme y verás como se dejaba de tonterías. En resumidas cuentas, finalmente el loco de Teseo, casi llegando a la ciudad prevista, entra en la casa de Procrustes, donde va a pasar la noche. Pero en la cama donde iba a dormir, como se le salían los pezuños de la cama, Procrustes se los iba a cortar; pero en el mismo momento, cogió Teseo y lo estrangula ahí con toa’ su mala fe.
  • ¿Qué te han parecido estas historias que te he contado? Yo creo que el hombre se pasó de bruto, eh, las cosas hay que reconocerlas, ha hecho hincar el poleo a mucha gente ¡QUÉ INJUSTA ES LA VIDA! Que se pare el mundo, que yo me bajo, Mariloli.  Hala, y ahí te quedo eso para que sigas tú, que a mí me da pereza. 

*Hincar el poleo: expresión del norte de Cáceres que significa “morir”.

Bueno, bueno, pero las cosas a medias no se pueden dejar, ¿eh? Anda, ya sigo yo un rato.

En resumen, que esto se hace mu’ largo; llegan a Atenas (¡wiiiiiiiiiii!) Donde les acoge una cacho arpía de mucho cuidao. La muy hija de Zeus (chiste para los familiarizados con la mitología zombi *guiño, guiño, codo, codo*) le recibe con una sonrisa y le ofrece una copita de vino, que tenía veneno, pa’ quitárselo del medio y que no se quedara con el puesto de su hijo.

Justo cuando iba remojarse el gaznate, aparece su papaíto querido y le da un achuchón que pa qué, mientras Medea coge la copa a toda prisa pa’ no cargarse al hijo del rey zombi en toas sus narices. ¿Y qué pasó luego? Preguntará mi público no nigromante. Pues fácil, se montaron una fiesta del 15, como era costumbre.

  • Pero qué está pasando aquí, niña, esto parece una historia interminable y a mí esto de no saber cuando termina me pone de los nervios, eh. ¿Ahora entonces qué pasa, eh? Cuéntamelo ya, que me estoy muriendo aquí de la intriga, vengaaa, cuéntamelooo.

Ay nena, no me metas prisa que si no, no hay flow, y no te lo cuento bien, que estas cosas, como no las cuentes con salero, son peor que pisar un lego mientras buscas el baño a las 3 de la mañana.

En fin, que sigo con la historia. Bueno, pues nuestro Teseito tenía un primo llamado Dédalo, que era un conocido escultor, arquitecto e ingeniero. Este tío tenía un taller con sus alumnos, entre los que encontramos a su sobri, Talo, que le daba to’l asco a Dédalo (que era un envidiosillo) porque era mejor que él. Y entonces…¡Sorpresa! Talo se ha esfumado misteriosamente.

Las marujas de pueblo, que salen por todos lados dijeron (así, como quien no quiere la cosa): “¡Ha sido Dédalo!” Y, claro, al final la cosa llegó a mayores y fue expulsado de Atenas.

  • Ay, ¿y se fue así, sin anestesia ni na’?

Hombre, no, primero le hicieron un tribunal, pero salió mal parado, así que se largó a Cnosos (una ciudad to’ maja de Creta, gobernada por el rey Minos, que lo recogió porque era el popu de la época). Y ya que acababa de llegar y estaba en paro, los majísimos de los cretenses le mandaron a hacer un laberinto.

  • ¿Y eso pa’ qué, hija?¿ Tanto se aburrían? 

Sí, pero no. Es que en realidad rondaba por aquellos lares un temible ser llamado minotauro, que, aparte de zombi, el pobre era mitad toro, mitad humano… ¡Menudo cacao!

480px-Kylix_Theseus_Aison_MNA_Inv11365_n1.jpg

Fuente de la imagen

Además comía gente, así que lo encerraron en el laberinto pa que no las liara pardas. A cambio, todos los años se sacrificaban 7 mozuelillos y 7 mozuelas al minotauro (los zombis estos eran muy liberales) y A la ciudad de Atenas este sacrificio le tocaba entregarlo cada 9 años.

  • A ver, a ver, ¿a qué viene todo eso?  Tú te enrollas como las persianas, acaba ya, mujer.

No seas impaciente, illa, que esto viene al cuento.

Mira que, casualmente por la temporada que llegó Teseo a Atenas fue cuando les tocaba enviar 14 zombiecitos a Creta. Pues Teseo pensó en hacerse el machito otra vez y se ofreció voluntario para ir a Creta. Claro, el minotauro era una bestia parda, así que  Egeo estaba preocupado por su hijo, por lo que idearon un plan.

  • ¡Ahhhhh! Sí, sí, eso es lo de que si gana lleva las velas blancas y si pierde, el barco lleva las velas negras ¿no?

Sip, y así se marchó.

Cuando llegó a Creta, una chavalilla del lugar ( la hija del rey) le ve y dice: “¡Menudo chulazo!¡Este no se me escapa!” Así, la mujerzuela averiguó un método para orientarse por el laberinto, y para ganar al temible monstruo (cortesía del primito Dédalo ^^).

La enamoradiza Ariadna acompañó a Teseo y los demás sacrificios a la puerta del laberinto, y le dijo a Teseo lo que debía hacer para ganar.

  • Vale, vale, vale, esa parte sí que me la sé yo: lo que debía hacer era, primero, no perderse en el laberinto (que con lo pavo que era, igual ni aparecía el pobrito) y, después, matar al monstruo con uno de sus cuernos.

Eso, y pa’ no perderse lo que hizo fue coger un ovillo de hilo e irlo desenrollando mientras iba correteando por el laberinto, y cuando llegó al centro, ya sabía que allí se decidiría su suerte.

Bambini,_Niccolo_-_Ariadne_and_Theseus

Fuente de la imagen

Mientras tanto, los demás, que eran unos cobardes, se quedaron en la entrada (yo creo que se pusieron a jugar al Monopoly, en vistas de que el otro iba a tardar mucho).

  • Pero vamos a ver, a mi los demás no me importan, lo que me interesa es saber qué le termina pasando a este hombre y cómo consigue salir del laberinto.

Ay bueno, no te enfades, mujer, ya voy.

Pues eso, que Teseo llegó al centro del laberinto, que era una sala circular, y allí el minotauro (Mini, para los amigos) le embistió, así por las buenas, que digo yo, que qué mala educación; pero no pasa na’, porque mientras Teseo le esquiva, le arranca un cuerno (¿no dije ya que era un bruto?), se lo clava en la frente, y se lo carga.

  • Madre mía, vaya criatura, de verdad, es normal que le pueda embestir, pero ¿qué narices se espera de un animal como esos? Es normal que se lo llevara por delante, yo también lo hubiera hecho, porque vaya pavo. Pero, escúchame, yo pienso que se pasó un poquito, tampoco creo que hubiera hecho falta arrancarle un cuerno y clavárselo entre  ceja y ceja, ¿no? ¿Tu qué piensas?

Pos que tienes toda la razón, estos zombis son más violentos que la leche. Pero bueno, te sigo contando: Teseo siguió tirando del hilo y así supo volver a la entrada del laberinto y pilló a sus colegas en mitad de partida.

Así que pusieron pies en polvorosa y se fueron pa’ casa, Ariadna incluida, que a Teseo le gustaba mucho así que se fue con él para hacer una familia zombie.

  • Claro, ¡¡es que vaya cuadro, de verdad!! Bueno, entonces de regreso a casa, cuando vuelven en el barco, y el padre se da cuenta de que llevan las velas negras  ¿decide suicidarse no?

Sì, pero pasa una cosa más, y es que, aunque se gustaban mucho, Teseo un día soñó que Ariadna estaba prometida con Dioniso, y que entonces no iban a poder estar juntos.

Le sentó mu’ mal como cuando no le dejas a tu novia que te mire el móvil y, mientras Ariadna dormía en la playa, Teseo se largó sin ella, de vuelta a casa, y entonces sí que pasa lo que tú has dicho.

  • ¿Qué dices? ¿En serio me lo estás diciendo? Pues qué pavo, porque por un sueño dejar a la novia….No me parece mu´ normal su reacción, la verdad. Me llegan a mi a hacer eso y a mí no me vuelve ni a cantear* la cara, vamos, pobre muchacha, de verdad.

*Cantear: “ver”

Pues sí, hija, eso pasó, pero tenía razón, porque a Ariadna le faltó tiempo para casarse con Dioniso; digo yo que tampoco le querría tanto.

En fin, que Teseo fue rey de Atenas, Se casó con la reina de las amazonas, Hipólita, y participó en más mitos, hasta que le desterraron de Atenas y lo asesinaron :(.

  • Bueno, pero ya se acabará la historia, ¿no? Que tenemos cosas que hacer y ya llevamos aquí un rato contándola.

Bueno, técnicamente sí que se ha acabado, lo que pasa es que nos hemos saltado un trocico. Y es que al rey Minos (el rey de Creta), no le sentó nada bien que mataran a su hijastro (sí, sí, su hijastro, trapitos oscuros de la realeza, digno de un artículo de la Cuore). Y pensó que sólo podía haber una persona que ayudara a Teseo a salir del laberinto, y ese era su primo, que encima lo construyó.

Y lo que hizo fue encerrar a Dédalo y a su hijo Ícaro en el laberinto, con guardias vigilando siempre la entrada (como los reyes aquí se ofendieran así de rápido el paro se acaba en dos días). Pero Dédalo tenía un plan, y mató a dos águilas y con sus plumas, un palo, unas correas de cuero y un poco de cera, el mu´ apañao se hizo un par de alas, que usaron él y su hijo para salir de Creta.

caida-icaro-jacob-peter-6269-GOWY-P01540.jpg_1306973099

Fuente de la imagen

  • Vale, entoncesss… Ya finalmente es cuando Dédalo le advierte a Ícaro que no subiera tan para arriba, que con el sol de las 4 de la tarde se le iban a derretir las alas (que es que estaban hechas un poco a lo chapucilla), ¿no? Es que, vamos a ver, también hay que ser un poquito tonto, si le están diciendo que no suba será porque algo malo le va a pasar, ¿no crees? Bueno el caso es que este pasó de todo lo que Dédalo le decía y decidió subir más para arriba, pero resultó que con el calor que hacía y, encima, él que subía más para arriba, la cera se derritió y él se cayó y se murió.

Se ve que la inteligencia del padre no la heredó, no. Pero bueno, vamos acabando; Dédalo siguió su viaje alicaído muy triste por la muerte de su hijo, aleteando de isla en isla (porque no lo querían ni ver en ningún lado) y siguió por el mar Mediterráneo, aunque no sabemos muy bien cómo acabó; pero lo que sí sabemos es que la historia acaba aquí, que ha sido más larga que la tarara. ¿Qué te ha parecido?

  • La verdad que sí, ha sido bastante larga, eh, pero bueno, al fin y al cabo, me ha parecido una historia muy interesante y entretenida, aunque no sepamos muy bien el final. No me puedo llegar a imaginar como sería de larga con un buen final jajaja

Bueno, yo me voy ya, que tengo que darle el alpiste al pájaro, no vayan a cazarlo otros dos locos que quieran salir de un laberinto.

  • Me parece bien, yo me voy ya también que tengo que preparar la maleta que este finde me voy de viaje, aunque espero que no me vaya tan mal como le ha ido a estos zagales.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: