Archivo de la categoría: Historia griega

Esos zombis atletas

Ahora que comienzan los Juegos Olímpicos, vamos a contaros cómo surgieron y en qué consistían estos juegos cuando los zombis los celebraban… ¿Serías capaz de ganarles en sus propias pruebas?

  • Oh, por supuesto que sí. Soy todo un atleta… Pero primero quiero saber cómo se les ocurrió a los zombis hacer deporte.

Allá tú, te contaremos todo y ya decidirás si podrías ser un atleta zombi. Pues bien, después de la época homérica en que quienes lo petaban mucho eran los héroes guerreros, cuando todo se tranquilizó un poco y surgieron las polis (ciudades-estado), también surgió un nuevo ideal: la formación total del individuo (καλοκαγαθία), que incluía la belleza y la virtud moral.

Antes de esto, las competiciones se celebraban sólo en los funerales de la gente importante, pero a partir del 776 a.C. se empezaron a celebrar los Juegos Olímpicos en Olimpia (aunque también había otros encuentros deportivos que reunían a todos los griegos: los juegos píticos, ítsmicos y nemeos).

olimpia-4

(Fuente de la imagen: http://www.guiadegrecia.com/images/olimpia-4.gif)

Por supuesto, los zombis no daban esta explicación del origen, sino que la adornaban un poco, ahí van unas cuantas versiones míticas del origen de los Juegos Olímpicos:

  1. Heracles Ideo se trasladó de Creta al Peloponeso con sus hermanos, donde se pusieron a hacer competiciones y a coronar al vencedor con olivo.
  2. El hijo de Heracles introdujo desde Creta los juegos, así como el culto a Zeus y Hera.
  3. El propio Zeus, tras cargarse a Crono y los titanes, instituyó las competiciones en agradecimiento.
  4. Heracles, tras limpiar los establos de Augias (en uno de sus doce trabajos), restableció estos juegos que ya había instituido anteriormente su abuelo Pélope. El mismo Heracles, además delimitó el recinto del estadio midiendo setecientas veces su pie, luego hizo las normas y trajo el olivo.
  • Uy, no sé si me gusta más la explicación de Zeus o la de Heracles midiendo su pie. Pero bueno, dime ya contra qué pueblos habré de medirme. ¡¡LOS VENCERÉ A TODOS!!

Tranquilidad, tranquilidad que no vas a ser capaz de vencer a nadie. Al principio había dos pueblos que se peleaban por ver quién organizaba los juegos, hasta que llegaron a un acuerdo y se unieron para la celebración. Así se inició la tregua sagrada, una bonita costumbre de no guerrear mientras se celebraban las competiciones, lo que fue todo un sacrificio, ya que los zombis se estaban todo el día dándose leches tenían frecuentes conflictos armados.

A partir del siglo VI a.C. se extiende la tregua sagrada a todos los pueblos de Grecia, haciendo que acudan competidores y asistentes de todas partes. Está claro que todos querían ser considerados los más valientes, generosos, prudentes, inteligentes y chachispiruletas en los Juegos.

  • Ahá. Así que me tengo que enfrentar con todos los griegos. Esto está chupado. Yo llegaré a ser el mejor, el mejor que habrá jamás, mi causa es ser ATLETA GRIEGO, tras mi gran prueba reaaaaal NotaMe he venido arriba. Bueno, cuéntame los detalles de la organización, qué requisitos tengo que cumplir, qué me encontraré cuando llegue a Olimpia.

Está bien, yo te lo cuento si no vuelves a cantar Pokemon, que me he dado cuenta aunque hayas cambiado la letra. En primer lugar, los heraldos salían el año que tocaban las olimpiadas y avisaban a todos, porque no tenían tuiter.

En los juegos podía participar cualquier ciudadano griego libre, que no hubiese cometido ningún crimen (no vayamos a tener disgustos) y que no estuviese maldito por los dioses (no vayamos a tener disgustos más grandes). Además tenían que haber entrenado por lo menos diez meses con movimientos pesados y ligeros, rápidos y lentos.

  • Vale, que tengo que nacionalizarme griego y ocultar mis antecedentes y moverme del sofá. ¿Algo más?

Pues tienes que hacer una dieta estricta: pan de cebada, puré de trigo, nueces y queso fresco (a partir del siglo V a.C. también se podía comer carne sin grasa). ÑAM ÑAM. Y hay que descansar bien, que atleta con ojeras no luce.

Cuando quedaba un mes para los juegos, los atletas se reunían cerca de Olimpia, donde seguían su entrenamiento bajo la dirección de los helanódicos, que además decidirían quién cumplía los requisitos para competir. Apenas unos días antes de empezar, se iban caminando unos 57 km hasta Olimpia con la siguiente exhortación (y no con la canción de Pokemon Enseñando los dientes):

Vamos a Olimpia, entrad al estadio y mostrad que sois hombres victoriosos; el que no esté preparado que vaya a cualquier otra parte.

  • Mmmm… Eso de la dieta no me ha hecho mucha gracia, pero todo sea por vencer. ¿Sólo iban los atletas? Qué poca vidilla.

Claro que no, allí se montaba la fiesta padre. Iban espectadores que se quedaban por allí acampando donde podían, en unas condiciones de salubridad cuestionables, salvo que fuesen las delegaciones oficiales de los diferentes lugares, en cuyo caso iban bien alojaditos. También, por supuesto, iban muchos comerciantes a hacer negocio e intelectuales que aprovechaban para difundir sus obras y doctrinas (porque no tenían tuiter).

Cuando llegaban los atletas aquello era el despiporre todo un jolgorio Fiesta. Se iban todos ante la estatua de Zeus (que tenía un rayo en cada mano, para demostrar quién manda) y realizaban sacrificios y juramentos. Después había competiciones de trompeteros y heraldos y mucha fiesta. A la mañana siguiente, por fin, comenzaban las pruebas.

  • Yujuuuu fiestaaaaa. Pero vayamos a lo importante: ¿qué tipo de competiciones tenían? ¿Gimnasia rítmica con lazos? ¿Natación sincronizada? (Me quedan tan bien los bañadores brillantes Princesa)

Pues no vas a tener bañadores brillantes porque todas las competiciones se realizaban en pelotilla picada. Y además eran pruebas mucho más duras. Estas pruebas variaron a lo largo del tiempo, pero en la época más importante de los juegos llegaron a ser trece, que detallaremos a continuación.

  1. Carrera de recorrido corto (στάδιον): el atleta tenía que recorrer la distancia que había medido Heracles con su pie, unos 192 metros.
  2. Carrera doble (δίαυλος): del altar de Zeus y vuelta.
  3. disciplinascarrera1 (Fuente de la imagen: http://www.blogdeldiscobolo.com/wp-content/uploads/2009/05/disciplinascarrera1.gif )

  4. Carrera de resistencia (δόλιχος): en principio recorrían 8 estadios, pero al final quedó establecido en 24 (4.600 metros). Por supuesto esta carrera se hacía descalzos en una pista de arena.
  5. Carrera de hoplitas (ὁπλίτης δρόμος): tenían que correr dos veces el estadio de 192 metros ¡¡con todo el armamento pesado!! Qué caló, chiquillo. 
  6. Lucha libre (παλή): todo se permitía, pegar, agarrar por el cuello, romper dedos… Antes de luchar se echaban un potingue asqueroso aceite y arena por encima para protegerse y luego se lo quitaban como en la famosa estatua. Imagen8 (Fuente de la imagen: https://laslenguaszombis.files.wordpress.com/2016/08/b26f0-imagen8.jpg)
  7. Pugilato (πύξ): algo así como el boxeo moderno, pero en vez de guantes tenían tiras de cuero al rededor de los puños.
  8. Pancracio (πανκράτιον): combinación de lucha y pugilato, es decir, puñetazos sin guantes ni ton ni son.
  9. Pentatlón (πένταθλον): suma de cinco pruebas: salto, disco, jabalina, lucha y carrera. Había que ganar en al menos tres de ellas para ser considerado vencedor. BritishDiscobolo (Fuente de imagen: http://europaenfotos.com/londres/BritishDiscobolo.jpg)
  10. Carrera de carros: algo así como la Fórmula 1, pero con carros tirados por cuatro caballos. Lo mejor de estas pruebas es que el premio se lo llevaba el dueño de los caballos, y el auriga que los dirigía se llevaba UN MARAVILLOSO CINTILLO DE PELO DE LANA por haberse arriesgado a los catastróficos accidentes que solían darse en estas carreras.
  • Estoy pensando que a lo mejor veo primero las competiciones y ya para la próxima me presento, que estos zombis parecen un poco brutitos. Al menos recibirían importantes premios, ¿verdad?

El último día de los juegos proclamaban a los vencedores en el templo de Zeus, algo MUY importante (porque no podían tuitear un selfi con la medalla ni ná de ná). Después los coronaban con olivo silvestre (cortado con un cuchillo dorado por un muchacho de doce años y cuyos padres vivieran). Luego sacrificios y… ¡¡¡FESTINES!!! Pizza Los heraldos comunicaban a las respectivas ciudades que tenían un vencedor y así cuando volvían podían montarles una fiesta como Zeus manda. Fiesta 

Los vencedores tenían derecho a que se hiciese una estatua de ellos y se pusiese en el bosque sagrado de Olimpia y a encargar a importantes poetas como Baquílides, Simónides o Píndaro.Y las ciudades les podían conceder exención de impuestos, entrada gratuita al teatro, sustento gratuito, o lo que considerasen honorable.

  • Oh. Quién fuera atleta zombi y tuviese festines. Pero requiere mucho sacrificio y puedes salir con menos dientes de los que entraste… Aún así, me ha gustado mucho saber sobre el origen de los Juegos Zombis. Sabelotodo

 

 

     

Anuncios

Esa necesidad de conocer el pasado

Los zombis, igual que todos nosotros, eran cotillas por naturaleza. Siempre estaban preguntando “¿qué hiciste ayer?” “¿de dónde vienes?” “niño, ¿tú de quién eres? ¿Quiénes son tus padres?” y un largo etcétera.

  • Claro, como no tenían youtube no podían saber lo que había pasado hace un año con un clic.

Todos tenemos amigos fantasiosos que cuando no saben lo que le pasó a su familia hace un año, se lo inventa. Y cada vez que lo cuenta, la invención cuenta con más magia, unicornios y rayos láser. Así pues, en Grecia, el primer intento de explicar el pasado vino gracias al mito y su plasmación en la epopeya.

  • ¿Epopeya? ¿Eso lo qué?

La epopeya es una obra que da una explicación mitológica de un hecho histórico, vaya como explicar la segunda Guerra Mundial pero explicando que los nazis perdieron porque los alienígenas favorecieron a los americanos. Y todo eso en verso, que mola más.

  • Ahora ya me queda claro. ¿Pero sólo explicaban así el pasado? Qué poco rigurosos.

Pues no. Eso sólo fue el origen. Pronto se dieron cuenta de que esto era un poco caótico y que se prestaba demasiado a la fantasía y a la magia. Por eso, los logógrafos jonios (en la costa de Asia Menor, actual Turquía) se pusieron a escribir los orígenes o historia de las ciudades incluyendo genealogías (quién es hijo de quién), descripciones geográficas (pobrecitos, que no tenían google maps) y detalles etnográficos (cómo es la gente de cada sitio). Pero siempre tenían como referencia el mito, porque no había historias rigurosas previas.

  • Qué interesante. Ahora quiero saber obras concretas, ¡¡QUIERO QUE LOS ZOMBIS ME CUENTEN SU PROPIA HISTORIA!!

Pues hubo muchos escritores de historiografía, pero, cosas del tiempo, sólo se nos conservan tres autores con un conjunto de textos lo suficientemente completo (además de un montón de fragmentos de otros).

Esos autores son:

  1. Heródoto (s. V a.C.): Era nativo de Halicarnaso, en Asia Menor, por lo que escribía en el dialecto propio de su región: el jonio (como si en Andalusía sehcribiese así máh o menoh). Escribió sobre las Guerras Médicas (Griegos VS Persas), el primer enfrentamiento en que todos los griegos tomaron consciencia de que si no se unían, los persas iban a comérselos con papitas (o con lo que comieran los persas). A Heródoto en realidad la historia en sí le importaba poquito y metía muchas noticias secundarias, anécdotas e historias populares, geografía, descripciones etnográficas (siempre comparando a los griegos con los bárbaros)… Vaya, como el típico amigo al que le preguntas qué tal el fin de semana y te termina contando qué fue de ese compañero de clase al que no ves desde hace diez años. Además, aunque no dice que la causa de los sucesos sean los dioses, sí da explicaciones por oráculos y sueños premonitorios (hay una señora que sueña que hace pipí sobre un territorio y eso es interpretado CLARAMENTE como que su hijo gobernará sobre todo ese territorio).
  2. Tucídides (s. V a.C.): Escribió sobre la Guerra del Peloponeso (Atenas VS Esparta), en la que él mismo participó como general, sin mucho éxito. Es muuuuuucho más científico: te distingue la excusa que dan para la guerra de la causa real e incorpora discursos (que él inventa, no se pronunciaron así nunca, aunque se dijese algo parecido) de gente que defiende puntos de vista diferentes, para darle más objetividad al asunto (como el discurso de Pericles y el diálogo entre los atenienses y los habitantes de Melos). Su intención es explicar las razones de éxitos y fracasos para actuar mejor en el futuro, consiguiendo así tener validez universal, que su obra no muera nunca y ser un zombi de pleno derecho.
  3. Jenofonte (s. V a.C.): Tiene una obra de lo más variopinta (la Constitución de los lacedemonios –donde analiza la grandeza y la decadencia de Esparta no muy objetivamente, porque a él los espartanos le caían bien-, obras referentes a su maestro, Sócrates, como Memorables Apología de Sócrates…), pero en lo que aquí nos concierne, que es la historiografía, escribió la Anábasis y las Helénicas. En la Anábasis habla de su propia experiencia militar en la expedición de Ciro el Joven contra su hermano Artajerjes. No es tan profundo como Tucídides en su análisis y búsqueda de la objetividad, pero es mucho más sencillito de leer.
  • Oh, qué interesante es la historiografía de los zombis

ACTIVIDAD SÓLO PARA QUIENES (DESPUÉS DE INTERESARSE POR LA HISTORIOGRAFÍA Y APRENDÉRSELA BIEN) SE ATREVEN A ENFRENTARSE A LOS ZOMBIS

PRESENTACIÓN QUE AMPLÍA INFORMACIÓN SOBRE HISTORIOGRAFÍA ZOMBI