Archivo de la categoría: Literatura latina

Ese poeta Virgilio

Ya hemos dedicado varias entradas a la Eneida, una gran obra zombi que merece todo nuestro respeto. Pero hoy vamos a aprender no de la obra, sino del autor.

  • Biiiieeeen. Ya te echábamos de menos. ¿Qué nos vas a contar hoy? ¿Quién fue ese zombi?

Bien chicos, prestad atención a la historia. Publio Virgilio Maro nació y murió en el siglo I a.C. (no hace falta aprenderse la fecha exacta, aunque algunos profes lo digan). Durante esa época había entrado al poder Cayo Julio César Octaviano, o como le decían sus amigos, César Augusto (quedaos con el segundo nombre, que es más fácil). Augusto fue el primer emperador Romano, antes había una República.

  • ¿Entonces Virgilio vivió bajo el mando del Imperio? ¿Como en Star Wars?

Algo así. Como el emperador tenía poder absoluto, la producción literaria de muchos autores se vio afectada, ya que el emperador podía vetar, censurar, etc. cualquier obra. Hasta ahora la mayoría de poetas y escritores latinos habían sido también soldados, pero ya en esta época fueron apareciendo círculos literarios que les pagaban a muchachos para escribir. Mecenas, un rico romano, fundó el llamado Círculo de Mecenas (hoy día a los ricos que pagan a los artistas, se les conoce como Mecenas, gracias a este zombi tan majo). Virgilio formó parte de este círculo literario desde temprana edad, cuando acabó sus estudios.

  • ¿Y Virgilio no luchó? ¿Entonces sólo escribía? ¿Sin hacer nada?

¡Exactamente! Virgilio fue un poeta del círculo, le pagaban para escribir, y él escribía. Gracias al círculo no sufrió apuros económicos,  y disfrutó de una vida tranquila, llena de las pequeñas cosas que a él lo hacían feliz. Además de escribir, dedicó su vida a viajar y a continuar formándose hasta que murió.

  • Bueno y ¿qué es lo que escribió exactamente?

Buenas pregunta. Escribió principalmente tres grandes obras. Las Bucólicas, las Geórgicas y la Eneida. Vamos poco a poco viendo de qué tratan.

Las Bucólicas, también conocidas como églogas. Son poemas de extensión variable, que tratan el tema pastoril. Están escritos en verso, el hexámetro dactílico. Son diez las bucólicas compuestas. Los pastores aparecen representados como personas cultas, refinadas y con un gusto exquisito. En ningún momento aparece, aunque estén en el campo, animales molestos, insectos, mal olor de las cabras/ovejas nada (son muy poco realistas, porque las cabras y ovejas, sean de época zombi o no, bien, lo que se dice bien, no huelen).  Hay quien dice que en estos poemas se deja ver los deseos de paz de Virgilio. Esta obra, con el paso del tiempo dará lugar a un género literario por sí mismo, el género bucólico. Por ejemplo, Garcilaso de la Vega compuso églogas.

Las Geórgicas. Son también un conjunto de poemas, en hexámetro dactílico. Virgilio le dedicó esta obra a Mecenas y a Augusto. Esta obra tiene un fin didáctico, intenta informar y glorificar la importancia que tenía la agricultura en la vida zombi (de algo tenían que comer, no todo iban a ser cerebros); se explican la recolección, la siembra, las características climáticas, las estaciones, etc. También aparecen episodios, sin nada que ver con la agricultura, acontecimientos tras la muerte de Julio César, un capitulo sobre la vida de las abejas (dicen que es un elogio al gobierno de Augusto).

  • Hasta aquí bien, aunque los nombres zombis son muy muy raros, y yo que creía que Geórgicas era porque algún personaje se llamara George…Bueno, ¿qué es lo que queda?

Pues queda la obra más importante que nos dejó este zombi. La Eneida.

La Eneida. Es un poema muy extenso, que narra las aventuras del troyano Eneas, hasta llegar al Lacio y fundar la nueva Troya, Lavinia. Es un poema épico, también en hexámetros dactílicos. Son doce libros, los seis primeros a semejanza de Odisea, narra los viajes de Eneas; y los seis últimos a semejanza de Ilíada, narra las batallas de Eneas hasta fundar la ciudad. Esta obra fue escrita por encargo del propio emperador Augusto para darle un origen divino a su propia familia. Augusto era sobrino-nieto de Julio César, y afirmaba que su linaje se remontaba hasta la propia diosa Venus. La Eneida sirvió para que esos rumores se hicieran más verdaderos. Se cuenta que Virgilio antes de morir pidió que quemasen la Eneida, la mayoría dicen que porque no había alcanzado la perfección que Virgilio buscaba como poeta; pero otros dicen que porque quería desvincularse de la propaganda política.

  • Guau qué gran poeta. Me gustan las obras de este Virgilio. ¿Y no aparece en algún otro sitio ese nombre, a mi me suena?

Pues sí. Las andaduras de este zombi no acaban en el siglo I a.C. Os puede sonar porque Dante Alighieri en su conocida obra, La Divina Comedia, hace que aparezca Virgilio personificando la razón. Además, en el recorrido que hace el protagonista de la obra por el infierno, Virgilio lo ayuda como guía, encontrándose a grandes autores de épocas pasadas.

  • Qué interesante y apañado era Virgilio. Ya no me da miedo enfrentarme a sus obras 🙂

 

Anuncios

Esa furiosa Dido…el musical

Si os gustó nuestra anterior entrada acerca de Dido y Eneas, en esta ocasión ¡Traemos el mito renovado!

  • SIIIIII (grito de fangirl) Nos encantó, queremos ver qué nuevas nos traes.

Hay más grupos de guías por el mundo zombi, además de nosotros,  para que os percatéis de que los zombis no están tan muertos como creíais, un grupo extranjero ha hecho un musical del mito de Dido y Eneas.

  • Oh my Zeus! Esto no me lo pierdo ni aunque Baco me lo impida con su jugo.

Pues para los más aventureros, los más atrevidos del mundo zombi, los que no les temen a las lenguas zombis…(redoble de tambores). Les presentamos, con todos ustedes, ¡Dido y Eneas, EL MUSICAL!

  • Oh no, pero estará en latín zombi ¿lo entenderé?

Tranquilo resucitador de lenguas zombis, aquí un servidor os deja la letra traducida, para que la disfrutéis.

+Arrojé mi voto en la cueva,

no preguntes; nunca lo diré

al terminar aquello, te veo

•Marchaste al encuentro

-Doy mi alma por los hados

+Riqueza a cambio de un beso

no esperaba esto en absoluto

•Marchaste al encuentro

+Me observaste

con la toga rota

con la rodilla desnuda,

al surgir un gran fervor

¿Piensas huir de mí, huésped? 

Ay, me muero

y esto es una locura

Llámame Dido

llámame si eso.

A penas te veo,

mi pichoncito,

llámame Dido

llámame si eso.

Ay, me muero

y esto es una locura

llámame Dido

llámame si eso.

Otros muchachos me

intentan perseguir.

Llámame Dido

llámame si eso.

Respondiste retrasándote,

muero por la virtud de un hombre,

nada me diste

•Por su parte a tu alcance

+Estoy delirante y llorosa

no sabes oponerte (¡ay!) al destino.

-Ahora soy odiado por la reina por esto,

los hados me empujan.

Esa furiosa Dido

Dido de repente enloquece y lanza una GRAN maldición sobre Eneas (¡¡¡deshonra sobre tu vaca!!!)

  • ¡Eh! ¡Pero si Dido y Eneas eran la pareja perfecta! ¿Qué ha pasado?

Pues resulta que Dido, después que su marido Siqueo muriese, decidió no volver a enamorarse y rechazó a numerosos hombres, hasta que un día llegó un mozo guapo. Ese guapete hombre era Eneas, que llegó con su hijo, Ascanio. Aunque el hombre ya tuviera un hijo fruto de otro matrimonio, a Dido no le importó y decidió que se iba a casar con él.

  • Peeero ¿Eneas también se enamoró instantaneamente de Dido? ¿Eran los dos tan guapos como personajes de telenovela?

Para que ambos se enamorasen intervinieron los dioses. Cupido (el angelito pequeñín, dios del amor), disfrazado del Ascanio insufló el amor en Dido durante un banquete. Con el paso de los días, las diosas Venus (diosa del amor, madre de Cupido y de Eneas) y Juno (diosa del matrimonio, esposa de Júpiter y celosa por antonomasia) durante una cacería hacen que aparezca una enorme tormenta de granizo, y obligan a que Dido y Eneas se refugien en una cueva (en aquella época se hacían muchas cosas en las cuevas…guiño, guiño, codazo, codazo) y confirman el himeneo (qué bonita palabra para referirse a lo que ocurre en las cuevas 😉 )

  • ¡Pero si hasta los dioses querían que estuviesen juntos! ¿Qué pasó al final?

[SPOILER ALERT] Júpiter pasó. El dios de los dioses, que normalmente está por ahí metamorfoseándose buscando líos (amorosos) con humanos y animales y viceversa, hay veces que tiene ideas entre ceja y ceja y se tienen que cumplir sí o sí. Que Eneas llegara a Italia era una de esas ideas. FUNDAMENTAL, IMPORTANTÍSIMO (que si no, no se funda Roma y a ver con quién lucha entonces Asterix).

  • ¿Y Dido aceptó la voluntad de Júpiter?

Pues ¡NO! Ella quería que se quedara y lo convenció de que ya si eso se fuera cuando llegara el buen tiempo (era invierno y con el frío no es bueno para los huesos navegar, que los zombis ya tienen una edad). Pero la pasión ya no había quien la reanimase, ni zombis que valgan. Así que Eneas terminó yéndose.

  • Seguro que Dido lo aceptó regular na’ más.

Regular es poco. Eneas aprovecha que Dido está dormida y decide irse navegando. Dido se entera cuando se despierta y ve los barcos por la ventana. Consumida por la pena y los siete males y la venganza, decide suicidarse y lanzar esa maldición que decíamos al principio. Este suceso desembocará (como los ríos) en las Guerras Púnicas (Cartago VS Roma).

  • Mehercle! ¡Quiero saber cuál fue esa maldición! No le tengo miedo a las maldiciones zombis.

Si es preciso que arribe a puerto este ser infando y navegue hasta tierra, y así lo exigen los hados de Jove y está determinado este final, que al menos perseguido por la guerra y las armas de un pueblo audaz, expulsado de sus territorios, arrancado del abrazo de Julo implore auxilio y contemple las muertes indignas de los suyos, y que, cuando se haya colocado bajo una ley inicua, ni disfrute del reino ni de la luz ansiada, sino que caiga antes de tiempo y quede insepulto en la arena.

[…]Y que surja algún vengador de mis huesos que persiga a hierro y fuego a los colonos dardanios ahora o más tarde, cuando se presenten las fuerzas. Costas enfrentadas a sus costas, olas contra sus aguas imploro, armas contra sus armas: peleen ellos mismos y sus nietos.

Traducción de Rafael Fontán Barreiro en Alianza Editorial. Madrid, 1986.

Qué bien hablaba esta Dido. Aunque muriese, vivirá para siempre como una zombi enamorada.

ACTIVIDAD PARA LOS QUE LE HAN PERDIDO EL MIEDO A LOS ZOMBIS ENEIDILES.

 

Esos locos indoeuropeos

Para saber cómo enfrentarnos a las lenguas zombis está bien conocer de dónde vienen, así sabremos a qué ancestros ofender si queremos atacar mediante golpes bajos.

El latín y el griego pertenecen a la familia indoeuropea.

  • ¿Cómo? ¿No surgieron como champiñones?

Qué va. Antes de ellos, dicen los filólogos, que estaban los indoeuropeos. Y eso lo saben por la similitud entre las lenguas. Hay palabras y estructuras sintácticas muy parecidas. Los filólogos son gente sospechosa por naturaleza y pensaron: “¿Casualidad? No lo creo”.

Así pues, los filólogos reconstruyeron, a partir de las semejanzas, lo que debió ser el indoeuropeo. Por supuesto que probablemente no existió tal cual, pero bueno, algo así debió haber.

  • ¿Y esa familia de lenguas indoeuropeas sólo tiene como miembros al latín y al griego?

Pues no. Es una familia numerosa, con diferentes miembros que a su vez tuvieron hijos y esos hijos se relacionaron entre sí… Y bueno, que al final, todos somos hermanos.

  • Oh. Qué curioso. Quiero saber cuáles son las lenguas indoeuropeas.

Lenguajes derivados del indoeuropeo

(fuente de la imagen: http://www.historiadelascivilizaciones.com/2014/03/familia-de-lenguas-indoeuropeas-esquema.html)

  • Oh cielos, entonces, el español viene del latín, ergo meterme con él es insultar a mi lengua madre.

Vaya que sí. Y no sólo eso, sino que, como iremos viendo en otras entradas, hay muchas relaciones entre el latín y el griego. Y entre el latín y el germánico. Así que mejor adoptaremos una posición no hostil contra las lenguas zombis, que son nuestras madres, y a las madres se las respeta.

Para ubicarnos más o menos:

las-lenguas-indoeuropeas-2-728

(fuente de la imagen: http://es.slideshare.net/mmuntane/las-lenguas-indoeuropeas-9293567)