Archivo de la categoría: Morfología griega

Esas rarísimas letras

 

Quizá algún resucitador de lenguas se habrá percatado de que el griego está escrito con letras mú raras.

  • La verdad es que pensaba que mi ordenador funcionaba mal, me alegra saber que no. ¿Y cómo podré leerlas?

Pues aquí os daremos unas pautas mínimas para que leáis bien el griego. Además, así podéis chulear con los amigos escribiendo vuestro nombre con caracteres griegos y leyendo cosas incomprensibles para el resto.

  • ¡Qué chupi! ¡Quiero conocer esas letras!
Nombre de la letra Caracter griego
(Mayúscula /  minúscula)
Pronunciación
Alfa Α / α a (como en ala)
Beta Β / β b (como en burro)
Gamma Γ / γ g (como en guarro)
Delta Δ / δ d (como en delincuente)
Épsilon Ε / ε e (breve, e rapidita, como en elefante)
Dseta Ζ / ζ ds (como en dseta)
Eta Η / η ee (larga, como en eeeh tú)
Zeta Θ / θ z (como en zozobra)
Iota Ι / ι i (como en idiota)
Kappa Κ / κ k (como en kilómetro)
Lambda Λ / λ l (como en loco)
Mi Μ / μ m (como en mulo)
Ni Ν / ν n (como en nunca)
Xi Ξ / ξ x (como en xilófono)
Ómicron Ο / ο o (breve, como en orondo)
Pi Π / π p (como en pito)
Ro Ρ / ρ r (como en rábano)
Sigma Σ / σ-ς s (como en serpiente)
Tau Τ / τ t (como en tonto)
Ípsilon Υ / υ ü (como la u francesa, en español no tenemos ese sonido, gracias a Zeus)
Fi Φ / φ f (como en filete)
Ji Χ / χ j (como en jopetis)
Psi Ψ / ψ ps (como en psicología)
Omega Ω / ω oo (larga, como en ooooh qué bonito)
  • Oh, qué letras tan bonitas. Pero algunas ya me sonaban de antes ¿es posible que estuviese leyendo griego zombi sin saberlo?

Pues sí, estas letras no sólo se utilizan para escribir en griego.

Seguro que a todos os suena el número π (3.14 etc. etc.) y otros números que se usan en matemáticas (cuidado que los matemáticos suelen llamar a la letra θ “ΤΕΤΑ”, por culpa de su transcripción al inglés: “theta”).

Además probablemente alguna vez hayáis visto alguna peli americana en que las hermandades se llaman “sigma delta” y cosas así.

Y finalmente, para realizar transcripciones fonéticas (escribir la pronunciación de las palabras) también suelen usarse.

  • Qué interesante y qué fácil. Ya no me da miedo leer en griego Caluroso
Anuncios

Esas terroríficas funciones

Como comentábamos en otra entrada, el latín y el griego tienen declinaciones, es decir, diferentes terminaciones para cada función sintáctica que puede cumplir una forma nominal (sustantivo, adjetivo, participio, pronombre).

  • Vaya. Ya lo había olvidado. ¿Para qué dices que me servía?

Hoy vamos a especificar qué es exactamente lo que te chiva cada uno de los casos (terminación de la palabra) de las declinaciones. Advertimos que los casos tienen unos nombres muy raros (es una técnica zombi para asustaros, pero es más fácil de lo que parece).

  • A mí ya casi no me dan miedo los zombis ¡¡DIME LAS FUNCIONES DE LOS CASOS EN LATÍN!!

El latín tiene seis casos, que son los siguientes:

– Nominativo: Cumple las funciones normales de un nombre (de ahí nominativo), es decir, sujeto y atributo.

Dominus cacat. = El señor hace caca. (Sujeto, responde a la pregunta “¿Quién?”)

Dominus foetidus est. = El señor es pestoso. (Atributo, con un verbo copulativo -ser, estar, parecer- indica una cualidad del sujeto)

– Vocativo: Para llamar (para consuelo de todos, solo hay una declinación que tenga una terminación especial para el vocativo, todas las demás utilizan el nominativo).

O domine! = ¡Oh, señor! (Vocativo, pues eso, una llamada)

– Acusativo: Su función principal es la de complemento directo. En todas las declinaciones suele terminar en -m.

Dominus merum bibit = El señor bebe vino puro (Complemento directo, responde a “¿qué?”. Si la oración se convierte en pasiva, es el sujeto)

– Genitivo: Sobre todo sirve como complemento del nombre.

Servus foetidi domini vinum bibit = El esclavo del señor pestoso bebe vino mezclado (Complemento del nombre, suele traducirse con la preposición de)

– Dativo: Principalmente funciona como complemento indirecto es a quien se da algo (de ahí dativo).

Servus merum domino dat = El esclavo le da vino puro al señor (Complemento indirecto, quien recibe lo que se da)

– Ablativo: Complemento circunstancial.

Dominus servum oculis videt = El señor ve al esclavo con los ojos (Complemento circunstancial, en este caso de instrumento)

  • Oh. No era tan difícil. ¿Y las funciones en griego?

Pues las mismas. Pero con la diferencia de que no tienen ablativo, por lo que sus funciones las cumple el dativo. Resumen rapidito:

– Nominativo: sujeto o atributo.

– Vocativo: llamada (apelación).

– Acusativo: complemento directo (acaba casi siempre en -α o -ν).

– Genitivo: complemento del nombre (acaba casi siempre en -ς).

– Dativo: complemento indirecto (con verbos que significan dar o similar) o complemento circunstancial.

  • ¿Y no tienen preposiciones?

Pues sí las tienen. Las preposiciones pueden ir con todos los casos (salvo con nominativo y vocativo) y le dan la función que corresponda a la palabra que vaya con ellas. Aquí tenéis un resumen de las preposiciones en griego:

(fuente de la imagen: http://sandraromano.es/como-preposicionar-un-leon/)

  • Sabía yo que no tenía por qué temer a los zombis. 🙂

ACTIVIDAD PARA QUIENES LE HAYAN PERDIDO EL MIEDO A LAS FUNCIONES DE LOS CASOS

Esos locos indoeuropeos

Para saber cómo enfrentarnos a las lenguas zombis está bien conocer de dónde vienen, así sabremos a qué ancestros ofender si queremos atacar mediante golpes bajos.

El latín y el griego pertenecen a la familia indoeuropea.

  • ¿Cómo? ¿No surgieron como champiñones?

Qué va. Antes de ellos, dicen los filólogos, que estaban los indoeuropeos. Y eso lo saben por la similitud entre las lenguas. Hay palabras y estructuras sintácticas muy parecidas. Los filólogos son gente sospechosa por naturaleza y pensaron: “¿Casualidad? No lo creo”.

Así pues, los filólogos reconstruyeron, a partir de las semejanzas, lo que debió ser el indoeuropeo. Por supuesto que probablemente no existió tal cual, pero bueno, algo así debió haber.

  • ¿Y esa familia de lenguas indoeuropeas sólo tiene como miembros al latín y al griego?

Pues no. Es una familia numerosa, con diferentes miembros que a su vez tuvieron hijos y esos hijos se relacionaron entre sí… Y bueno, que al final, todos somos hermanos.

  • Oh. Qué curioso. Quiero saber cuáles son las lenguas indoeuropeas.

Lenguajes derivados del indoeuropeo

(fuente de la imagen: http://www.historiadelascivilizaciones.com/2014/03/familia-de-lenguas-indoeuropeas-esquema.html)

  • Oh cielos, entonces, el español viene del latín, ergo meterme con él es insultar a mi lengua madre.

Vaya que sí. Y no sólo eso, sino que, como iremos viendo en otras entradas, hay muchas relaciones entre el latín y el griego. Y entre el latín y el germánico. Así que mejor adoptaremos una posición no hostil contra las lenguas zombis, que son nuestras madres, y a las madres se las respeta.

Para ubicarnos más o menos:

las-lenguas-indoeuropeas-2-728

(fuente de la imagen: http://es.slideshare.net/mmuntane/las-lenguas-indoeuropeas-9293567)

Esas raras palabras

El latín y el griego tienen declinaciones.

  • HORROR. ¿Qué es eso? ¿Y a mí que me importa? ¿De verdad hablaban así?

Un idioma flexivo, como se llama a esos locos que hablan cambiando las palabras según el contexto, es aquel que varía los sustantivos, los adjetivos y los pronombres según la función que cumplen en la oración. Además, no todas las palabras se van declinando del mismo modo, sino que en el caso del latín tienen 5 tipos de declinaciones y los griegos (que son más buena gente) tienen 3.

  • Qué horripilancia. Qué locos.

Bueno, en realidad no estaban tan locos, en español y en alemán también declinamos.

  • ¿Ah sí? ¿Yo hago eso?

Pues sí. YO hago eso cuando ME hablan y al hablar CONMIGO mismo y cuando a MÍ me da la gana, todos NOSOTROS lo hacemos si así NOS place. Es verdad que lo hacemos poquito, con los pronombres, pero se hace. Los alemanes lo hacen siempre, pero sólo declinan el artículo.

  • ¿Y de qué me sirve saberlo?

Si vas a enfrentarte con un texto zombi, conocer las declinaciones puede salvarte la vida. Si las conoces no tienes que pensar si una palabra es complemento directo o sujeto o complemento circunstancial, porque si sabes las declinaciones, sólo viendo la terminación de una palabra ¡¡TE LO CHIVAN!!

  • Qué majos estos zombis.