Archivo de la etiqueta: Épica

Esos trabajosísimos trabajos

Hoy vamos a hablar de uno de los héroes más famosos entre los zombis, Heracles (también conocido como Hércules por los romanos).

  • Me encantó la peli, me sé todas las canciones. Pero ahora quiero saber la historia real que contaban los zombis, cuéntame desde el principio, oh Musa.

Ya su nacimiento fue peculiar y lo marcó para siempre con el odio profundo de Hera, esposa de Zeus. El caso es que Zeus, para variar, se encaprichó de una mortal, Alcmena (descendiente de Perseo). Pero ella estaba casada con Anfitrión, aunque esto no supuso un problema para Zeus, que en esto de ligarse mortales era todo un experto: se disfrazó de Anfitrión y, mientras él estaba en la guerra, se metió en la cama con Alcmena. A la noche siguiente, Anfitrión volvió y también se metió en la cama con Alcmena. Como resultado, Alcmena tuvo dos churumbelitos, uno divino (Alcides –nombre que viene de ἀλκή,  fuerza-, luego conocido como Heracles) y uno que no (Ificles, luego totalmente ignorado).

  • …Creo que la biología no funciona así, pero supongo que a Zeus no le importaba mucho la biología.

Exacto, le daba igual, que para eso es el dios más tocho y ligón. El caso es que además, Zeus era un bocas, y dijo que un descendiente de Perseo iba a ser un rey súper importante. A Hera eso no le hizo mucha gracia, porque tenía cierta inquina por las amantes de Zeus y sus hijos, así que retrasó el parto de Alcmena para que naciese antes su sobri Euristeo y así fuese rey.

  • A Hera tampoco le importaba mucho la biología… aunque es normal que estuviese un poquito molesta con Zeus.

Y ahí no queda el odio. Primero intentó matar a los gemelos enviándoles un par de serpientes, pero Alcidito, que ya era un poco borrico bravo y valiente, las estranguló. Zeus quiso que Hera amamantase a Alcides (querría hacer la gracia o algo) y se lo puso en el pecho cuando dormía, pero le pegó un bocado y se despertó Hera, que lo apartó del pecho y de la salpicadura de la leche se creó la Vía Láctea.

  • Oh sielos, ya apuntaba maneras de brutito desde pequeño. ¿Siguió siendo así de mayor?

Pues sí. De jovencito mató a su maestro de un golpe con la lira porque le estaba riñendo (¿quién no ha tenido dulces sueños similares en época de exámenes?) y Anfitrión, sospechando que le esperaba una vida violenta llamó a Hermano Mayor lo mandó al campo. Allí mató al león del Citerón, que acosaba a los rebaños. También atacó a unos cobradores del frac emisarios que iban a Tebas a reclamar unos impuestos, por lo que el rey de Tebas, agradecido porque no tenía que volver a pagar, le dio a su hija Megara para que se casara con ella.

  • Vaya, si aunque sea bruto va a tener suerte y le van a salir bien las cosas.

No tanto, porque Hera no iba a permitirlo (*risas malvadas y música de tensión*). Viendo que estaba feliz con su Megara y sus hijitos, le envía una locura a Alcides y hace que los mate a todos. Cuando vuelve de la locura, avergonzado por lo que había hecho, se retira a vivir por los bosques, hasta que su hermano lo encuentra y se lo lleva al Oráculo de Delfos que, aparte de ponerle el nombre de Heracles (“gloria de Hera”), le dice que vaya a ver a Euristeo (su primo, el que nació antes y se hizo rey) y le haga unos recados.

  • Hera tampoco se anda con chiquitas… Y el nombre parece un poco recochineo. Y bien, cuéntame, ¿qué tenía que hacer para Euristeo? ¿La compra? ¿Hacerle la cama durante un mes?

Pues Euristeo le encargó los DOCE TRABAJOS, que vamos a contar a continuación.

El primer trabajo fue matar al león de Nemea, que la estaba liando por allí por Nemea. Pero no era una tarea sencilla, porque la piel de este león era impenetrable a las armas. Así que Heracles lo estranguló con sus propias manos, y por sugerencia de Atenea, desgarró su piel con sus propias garras y se hizo un manto la mar de trendy.

  • Además de ser un héroe era todo un it-boy. Bueno, y qué más trabajos le mandaron, cuéntame.

Pues el segundo trabajo era terminar con la hidra de Lerna, un bicho muy feo que tenía un porrón de cabezas. Lo malo es que una de esas cabezas era inmortal, y el resto, cuando las cortabas, le crecían dos. Menos mal que tuvo ayuda de su sobri Yo(gurhe)lao, que fue quemando los cuellos conforme iban cortando las cabezas y así no salían más. Y cuando cortaron la inmortal, la enterraron debajo de una piedra, porsiaca.

  • Menos mal que andaba Yolao por ahí. Y dime, cuál fue el tercer trabajo ¿otro bicho feo al que matar?

La verdad es que no. El tercer trabajo era capturar a la mamá de Bambi la cierva de Cerinea, que estaba consagrada a Artemisa y tenía las pezuñas de bronce y los cuernos de oro. Tuvo que ir hasta el quinto infierno país de los Hiperbóreos, donde la capturó y se la llevó a Euristeo.

  • Ooooohhhh una cieeeerva. ¿El siguiente trabajo también tenía un animalito bonito?

Bueeeeno… no. Tenía que capturar al Pumba jabalí de Erimanto, que era capaz de crear terremotos y arrancar árboles, además seguía una estricta y sana dieta a base de humanos que pasaban por allí. Pero Heracles podía con todo y, en una zona nevada en la que el jabalí no se movía tan bien, lo encadenó y se lo echó al hombro. Así se lo llevó a Euristeo.

  • Qué borrico. Seguro que el siguiente trabajo va de bichos también, porque todos van de bichos.

Pues no exactamente, va de cacas. Sí, sí, de cacas. Le encargaron limpiar los establos de Augias, que se conoce que no era una persona demasiado pulcra, vaya, que tenía los establos comiditos de caca de la vaca, y del cerdo, y de las gallinas, y de los caballos… Y además, Heracles tenía un sólo día para limpiarlos. Pero, como era listo y bruto, decidió desviar el cauce de un par de ríos que había cerca para usarlos como manguera y dejar los establos como los chorros del oro.

  • Qué guarrería… Menos mal que Heracles era muy eficiente. ¿Qué trabajoso trabajo le encargaron a continuación?

En su sexto trabajo tuvo que deshacerse de las aves del Estínfalo, unos pajaritos con pico, alas y garras de bronce, que se dedicaban a  comerse el ganado y a la población. Y además hacían cacas venenosas. Teniendo en cuenta que es como si llevaran armaduras, pues era inútil intentar matarlas. Pero Atenea le dio a Heracles un cascabel que las espantó y se fueron para siempre.

  • Qué seres voladores metálicos tan sospechosamente parecidos a aviones y qué conveniente intervención de Atenea. Dime cuál fue el séptimo trabajo.

Pues era capturar al toro de Creta. Ese que Poseidón hizo salir del mar para que se lo sacrificara Minos, pero no lo hizo, así que Poseidón hizo que la mujer de Minos se enamorase del toro y así nació el Minotauro. Pues Heracles lo cogió y lo cabalgó por el mar Egeo para llevárselo a Euristeo.

  • Gracias por regalarme dos mitos por el precio de uno, pero… ¿los toros saben nadar? Creo que ya no le pueden encargar más trabajos con animalitos ¿o sí?

Oh, qué incrédulo. Siempre hay más animalitos. En el octavo trabajo tenía que coger a las yeguas de Diomedes, las cuales (sí, lo has adivinado) comían personas. Heracles consiguió robar las yeguas y le encargó a Abdero que las guardara mientras él combatía al ejército de Diomedes, que se había enfadado mientras. Pero las yeguas se sueltan y se comen a Abdero. Cuando Heracles consigue vencer a Diomedes, se lo da de comer a sus yeguas, lo cual hizo que se calmasen y se las llevó a Euristeo.

  • A lo mejor Diomedes tenía tila en vez de sangre. Qué trabajo tan cruento ha sido este… ¿será el noveno más tranquilito?

Bueeeno, en realidad según la versión que te sepas. La cuestión es que tenía que traerse el cinturón de Wonder Woman Hipólita, la reina de las Amazonas. Hipólita se ofrece a regalárselo, pero Hera (harta de que Heracles no hubiese muerto en ninguno de los trabajos) se disfraza y difunde el rumor de que Heracles había raptado a Hipólita para que las demás Amazonas lo atacasen. Se lía parda y Heracles mata a Hipólita y se lleva el cinturón.

  • Qué mala malosa es Hera. ¿Hubo menos obstáculos en el décimo trabajo?

Mmmmm… No. El décimo trabajo consistía en llevarse el ganado de Gerión, que era un gigante de tres cuerpos que vivía en Eriteia, actual Cádiz. Mientras viajaba por el desierto libio, Heracles, muertito de calor, pidió la copa que el dios Helios usaba para su viaje de todos los días. Cuando llegó al final del Mediterráneo se encuentra que estaba cerrado el paso, así que usó su fuerza bruta y separó el estrecho de Gibraltar, creando las columnas de Hércules (esas que aparecen en el escudo de Andalucía), a un lado el peñón de Gibraltar y al otro el monte Hacho de Ceuta. Y finalmente llegó, mató al perro guardián y a Gerión y se llevó el ganado. Cuando iba por Roma, el gigante Caco le robó parte del ganado, pero Heracles lo recuperó, así que ná. Hera intentó ponerle las cosas MÁS difíciles y les envía tábanos a las vacas para espantarlas, y también hace crecer un río para que no puedan pasar. Pero Heracles puso unas piedras a modo de puente y le llevó el ganado a Euristeo, porque estaba ya hasta el moño un poco cansado de este trabajoso trabajo.

  • Me he cansado sólo de leerlo, menos mal que sólo quedan dos.

Pues sí, la verdad es que después pega una siestita o algo. En fin, voy a contarte el undécimo trabajo, las manzanas de las Hespérides, unas manzanas de oro que crecían donde Cristo perdió la chancla lejos. Para averiguar la ubicación exacta, como no tenía GPS, tuvo que capturar al viejo del mar, que cambiaba de forma, y sujetarlo hasta que le da la dirección. El jardín estaba custodiado por Anteo, que se hacía casi invulnerable al contacto con la tierra, así que Heracles lo levanta por el cuello y lo ahoga. Finalmente, engaña a Atlas (ese que sujeta la Tierra sobre sus hombros) para que coja las manzanas, pero luego Atlas pensó que en verdad no le apetecía seguir sosteniendo la Tierra, que pesaba mucho. Heracles le dijo “ah, vale, pero cógela un plis, que la ajuste bien a mis hombros y ya me quedo yo aquí, no problem, bro”. Y cuando Atlas lo cogió… Heracles agarró las manzanas y se fue de allí.

  • Muejejeje, qué astuto a la par que brutote es este Hércules. Y bueno, ya queda el último trabajo ¿fue difícil?

Ciertamente fue uno de los más fáciles, según alguna de las versiones. Tenía que sacar al can Cerbero del Hades. Primero tuvo que iniciarse en los ritos de Eleusis, que enseñaban misteriosos misterios acerca de bajar al Hades y subir. Una vez en el Hades, tuvo la ayuda de Atenea y Hermes. Y la verdad es que Hades se lo puso muy fácil, porque dejó que se subiera a Cerbero si lo cuidaba bien.  Y ya.

  • …Supongo que se merecía un descanso, porque ha trabajado muy duro.

Pues sí, y estas no fueron sus únicas aventuras ¡participó en muchas más! Pero por hoy es suficiente con esto. Esperamos que te haya gustado y que ahora veas Hércules y le saques todos los fallos (es más diver de lo que parece) y ¡¡cantes todas las canciones!!

  • Oh, sí, las canciones son lo más. Me ha encantado saber más acerca de lo que significa ser un héroe verdadero, esperaré con ganas conocer más aventuras de este heroico Heracles.
Anuncios

Ese larguísimo viaje (III): Ea ea ea, Odiseo se cabrea

Después de desviarse un poquito del camino y causar por ello un poco de incertidumbre en su reino, Odiseo ha vuelto a Ítaca y quiere reclamar lo que es suyo.

  • Oh Sorpresa. No puedo esperar para saber cómo reventó a los pretendientes y cómo fue el reencuentro con su fiel Penélope.

Todo a su tiempo, primero recapitularemos: Odiseo había llegado, después de ser liberado por Calipso, a la tierra de los feacios, quienes, tras averiguar quién era realmente (y escuchar pacientemente sus batallitas), le dieron un barco para que llegara de una puñetera vez a su tierra.

  • Lo recuerdo bien, ¿y qué pasó cuando llegó?

Nada más llegar, quiere averiguar qué había ocurrido en su ausencia, para lo que se disfraza (bueno, Atenea lo disfraza) de mendigo y se va a indagar. En estas que se encuentra con Eumeo.

  • Qué nombre tan horroroso, ¿quién era y por qué eso es importante?

Eumeo era su porquerizo, es decir, el sirviente encargado de cuidar a los cerdos que se comían en el palacio. Resulta que Eumeo era uno de los pocos sirvientes que permanecía fiel a Odiseo y éste decide ponerlo a prueba: se hace pasar por un mendigo y le cuenta una milonga innecesariamente larga historia ficticia sobre su identidad. Aún así, Eumeo, que era muy majete, lo acoge hospitalariamente y le da de comer. Una vez que Eumeo se ha creído lo que le ha contado Odiseo, él le dice: “que era bromi, que soy Odiseo”. Increíblemente, Eumeo no se molesta ni nada por haber aguantado la milonga innecesariamente larga mentirijilla de Odiseo y se regocija y alborota.

  • Ya podría haberle dicho directamente quién era, pero bueno… ESPERO QUE PREPAREN UNA BIEN GORDA CONTRA LOS PRETENDIENTES Enfadado

Pues sí, a ello se ponen, a tramar. Mientras tanto, estaba Telémaco ya volviendo de su viaje y durante la noche Eumeo le relata a Odiseo su vida y milagros (un poco para hacer tiempo, un poco para vengarse de la historia que le había hecho tragar Odiseo). Cuando Telémaco vuelve, gracias a la ayuda de Atenea, elude la trampa que le habían tendido los pretendientes y se va a refugiarse a casa de Eumeo, que le dice que aquel señor con quien está es un mendigo.

El fiel porquerizo, entonces, va a avisar a Penélope de que Telémaco ha vuelto y mientras tanto, Odiseo le dice a Telémaco esa famosa frase de: Luke Telémaco, yo soy tu padre. Una vez reconocido, traman y traman contra los pretendientes.

  • ¡SUFICIENTE TRAMA QUE TE TRAMA! ¡¡QUIERO ACCIÓN!!

Después de tanto plan, Odiseo decide mendigar entre los pretendientes para ver de qué calaña son. Sólo su perro lo reconoce y, como ya era viejo, allí mismo muere Llorón. Los pretendientes, como eran despreciables sabandijas mala gente, humillan a Odiseo y lo golpean.

En esto que llega Iro, uno que era mendigo de verdad, y se pone a reírse de Odiseo. Él, que no tenía el humor para tonterías, lo reta a una pelea. Los pretendientes, muy dados a bromear, dicen que quien gane se sentará a comer con ellos. Odiseo se quita su manto de mendigo y muestra unos músculos que ya quisiera Superman, y en dos mecos con pocos movimientos vence al otro mendigo.

  • Ea, ea, ea, Odiseo se cabrea. ¡¡Ahora a por los pretendientes!!

Qué belicoso estás hoy, querido resucitador, pero ten paciencia, que Odiseo reventará a los pretendientes a su debido tiempo. Antes de eso, Odiseo habla con Penélope (fingiendo ser un mendigo y contándole otra milonga innecesariamente larga alguna mentirijilla). Penélope, que ve las pintas que lleva Odiseo y siendo ella muy pulcra, le dice a Euriclea, su esclava y nodriza de Odiseo, que lo bañe. Ella, al bañarlo, ve una cicatriz que tenía Odiseo y lo reconoce, pero no dice nada para no fastidiar sus planes de venganza.

Por una señal de Zeus y las profecías de un amigo de Telémaco, ya se va viendo que los pretendientes van a cascar ser vencidos. Algunos huyen, pero la mayoría se toman estos augurios como una broma y siguen robando comida.

  • Agh, no puedo con esos malandrines gaznápiros.

Nadie puede, son muy malandrines y muy gaznápiros. Pero Penélope tenía que tomar una decisión y casarse con uno de ellos, así que decide hacer un concurso: se casará con quien consiga montar el arco de Odiseo (cosa que sólo podía hacer él, porque ya hemos dicho que tenía MUSCULAZOS) y hacer pasar una flecha por los ojos (agujero en el mango) de doce hachas alineadas. Odiseo, disfrazado de mendigo, participa en el concurso, vence a todos los pretendientes y así es revelada su identidad.

  • Uhhhhh, pelea, pelea.

Ahora sí, Odiseo, ayudado por Euriclea, Eumeo y Telémaco, se pone a matar pretendientes como si no hubiese un mañana (y para los pretendientes así fue) hasta que se quedan solos. Finalmente, los sirvientes que permanecían fieles a Odiseo, lo abrazan y todos se regocijan (sin reprocharle que luego van a tener que limpiar el estropicio, porque eran muy majos).

  • ¿Y Penélope? ¿También se regocija?

Euriclea lleva a Odiseo junto a Penélope. Él le dice quién es, pero como ella cree que Odiseo está muertísimo, no se lo cree. Así que él le describe su lecho, que él mismo había tallado y ella no tiene más remedio que creerlo. Ambos se regocijan y abrazan y CENSURA. Odiseo va entonces a casa de su padre, que estaba trabajando en la huerta, le enseña su cicatriz y le cuenta recuerdos de su niñez para que lo reconozca y regocíjanse.

Mientras, las familias de los pretendientes, algo molestas por su matanza, piden venganza. Cuando Odiseo, su padre y su hijo, aceptan el reto y el padre de Odiseo mata al padre del jefe de los pretendientes, Atenea detiene la lucha. Los itaquinos/itacenses/itaqueños/o como demonios sea el gentilicio llegan a un pacto y viven felices y comen perdices o lo que pillen.

  • BIEEEEEEEEN. SIN DUDA, UNA HISTORIA APASIONANTE. ¡AHORA VOY A TENER QUE LEERME LA ODISEA.

Y a ello te animamos, resucitador de lenguas, si te ha gustado la historia, te animamos a que leas la Odisea, en una buena traducción, en una de sus múltiples adaptaciones o, si eres osado y dominas la lengua griega, en el original griego.

Aquí termina nuestra trilogía sobre ESE LARGUÍSIMO VIAJE Sabelotodo.

Ese larguísimo viaje (II): Y mientras tanto en Ítaca

Después de conocer todo lo que anduvo haciendo nuestro famoso zombi Odiseo (no en vano, volvió del mundo de los muertos, por lo que se le puede considerar zombi de pleno derecho), deberíamos saber qué hacían su esposa, Penélope, y su hijo, Telémaco.

  • Pensé que lo esperaron pacientemente sentaditos en un rincón.

Pues pensaste mal, ¡cómo iban a estar sentados veinte añazos! Las cosas no podían estar más movidas por Ítaca. Resulta que todos los reyes de los pueblos vecinos creían que Odiseo había muerto y querían casarse con su mujer y quedarse con su reino.

  • Oh. Qué rufianes malandrines.

Pues sí, totalmente malandrines. Como Penélope no quería sucumbir a ellos, les dijo que se casaría con alguno cuando las ranas criasen pelo cuando terminase de tejer el manto fúnebre de su suegro. Pero Penélope tenía un plan: por la noche destejía lo que había hecho por la mañana… ¡Así no acabaría nunca! Los pretendientes empezaron a sospechar que sí que era tardona esta Penélope, hasta que una noche la pillaron in flagranti y la obligaron a terminar.

Mientras que Penélope terminaba el manto y no, se dedicaban a comerse/beberse/fornicarse todas las propiedades de Odiseo.

  • ¿Y Telémaco lo permitía? Porque yo les pediría amablemente que desalojaran mi hogar si no quieren que, amablemente, les parta la cabeza.

Lo permitía, porque los griegos eran súper hospitalarios y reventar cabezas a invitados estaba mal visto. Pero Atenea, cuando los dioses ya habían decidido decirle a Calipso que soltase de una vez a Odiseo, fue a echarle una mano a Telémaco. Se disfrazó de rey de los tafios, fue a Ítaca y le dijo a Telémaco que echase a los pretendientes (lo que, por supuesto, a los pretendientes les dio igual y allí siguieron) y que se fuese a preguntar a los reinos vecinos si alguien había visto a Odiseo.

  • Ya podría habérselo dicho ella… ¿y a dónde fue?

Fue a Pilos, donde reinaba Néstor, un anciano sabio que había combatido en la Guerra de Troya. Néstor le da información de otros héroes, como Agamenón (que había muerto al llegar a su casa, porque su mujer lo había asesinado… pero eso es otra historia), pero de Odiseo, concretamente, pues ni idea. Así que lo manda a ver a Menelao, en Esparta, que él seguro seguro que lo sabe.

  • Qué viaje tan tonto. ¿Menelao le dijo algo de utilidad?

Pues sí. Cuando llegó, fue recibido Telémaco por Menelao y Helena (la causante de la Guerra de Troya), que le contaron  la caída de Troya (la historia del caballo) y el encuentro de Menelao con el adivino Proteo, que le había dicho que Odiseo estaba con Calipso.

  • Por fin se entera de dónde está su padre, seguro que ahora echa a los pretendientes…

Pues en realidad no. Más contento que unas pascuas, Telémaco vuelve a Ítaca, sabiendo que su padre seguía vivo y que volvería a Ítaca. Pero mientras tanto, los pretendientes habían preparado una emboscada para cuando Telémaco volviese.

  • Vaya por Zeus, esta familia no gana para desgracias.

La verdad es que todos tuvieron vidas muy interesantes. Y eso fue lo que pasó mientras tanto en Ítaca…

SI QUIERES SABER QUÉ PASÓ CUANDO, AL FIN, SE REENCONTRARON ODISEO Y TELÉMACO Y CUÁNTAS TORTAS RECIBIERON LOS PRETENDIENTES, NO TE PIERDAS “ESE LARGUÍSIMO VIAJE (III): EA EA EA, ODISEO SE CABREA

Ese larguísimo viaje (I): Odiseo da un rodeo

El famoso héroe Odiseo (Ulises pa’ los coleguis) lleva diez años dando vueltas. Salió de Troya, después de lo del caballo de madera, rumbo a su casa, Ítaca, donde lo esperaban su esposa Penélope y su churumbel, Telémaco, y desde entonces no ha parado de dar vueltas.

  • ¿Diez años dando vueltas? Pues sí que le han tenido que pasar cosas…

La verdad es que sí, unas cuantas. Al principio salió, con sus compañeros itacens… itaquin… itaceñ… de Ítaca, y llegaron al país de los cicones. Se vinieron un poco arriba los compañeros de Odiseo y se pusieron a saquear un pelín aquellas tierras (entre otras cosas, se llevaron vino, que se decía que el de aquellas tierras era el mejor). Los cicones son un pueblo quisquilloso y aquello no les hizo demasiada gracia, así que mataron a unos pocos de aquellos itacenses que les estaban robando.

  • Un poco se lo habían buscado… ¿Qué pasó entonces?

Salieron de allí como alma que lleva Eolo (el dios del viento). Después llegaron a la tierra de los lotófagos. Los lotófagos eran un pueblo que comía loto. El loto tenía unas propiedades muy peculiares: te hacía olvidar todo lo que estabas preparando hacer y te dejaba un pelín desubicado. Los lotófagos le ofrecieron a algunos de los itaquinos un poquito de su planta mágica y ellos se olvidan de que iban a Ítaca. Tanto es así, que Odiseo tuvo que cogerlos a la fuerza y atarlos de vuelta al barco para poder salir de allí.

  • Ya me decía mi madre que no aceptase plantas alucinógenas de desconocidos.

Las madres son sabias. Seguro que también te advirtieron de que no debías tratar con los cíclopes.

  • ¿Cíclopes? ¿Quiénes son esos? ¿Son majos?

Pues no, no son muy majos. Son unos gigantes que tienen un sólo ojo bien grandote en tó el centro de la cara. Eso, por supuesto, les causa problemas a la hora de percibir la profundidad y se llevan muchos golpes innecesarios. A los cíclopes no les gusta llevarse golpes, así que esta circunstancia les agria un poquitito el carácter y además los vuelve un poco tontos tanto coscorrón.

Cuando llegaron a la tierra de los cíclopes, no tuvieron los itaceños mejor idea que entrar en la cueva de Polifemo (hijo de Poseidón, dios del mar) y comerse todo su queso (porque era pastor y hacía queso). Cuando Polifemo volvió con sus ovejitas y vio el percal, cerró la entrada con una piedra gordota y empezó a comerse a los intrusos. Odiseo tuvo la idea de calmar al cíclope, charlarle y emborracharlo un poquito con el vino que le habían robado a los cicones de antes. Entre otras cosas le dijo que se llamaba Nadie (porque no le gustaba revelar su identidad, era de los que no se pone su nombre en feisbus –si hubiese tenido feisbus-).

Una vez que el cíclope estuvo durmiendo la mona, cogieron un palo grande que había por allí, le sacaron punta y se lo clavaron al cíclope en el ojo. Polifemo se enfadó un poco y abrió la entrada para salir con sus ovejitas a pedir ayuda a sus hermanos cíclopes que rondaban cerca. Odiseo y sus compañeros se escondieron agarrados a la tripa de las ovejas para que Polifemo no los notase y así salir de la cueva. Una vez fuera, Polifemo se puso a gritar: “Nadie me ha dejado ciego”. Sus hermanos pensaron que era un poco tonto.

  • Qué ingenioso Odiseo y qué historia tan divertida. ¿Qué pasó después?

Que Poseidón averiguó que le habían hecho pupa a su hijo y dijo: “Pues ahora a Ítaca no llegáis, como que me llamo Poseidón”. Así pues, sufrieron tempestades que los mandaron a tomar viento alejaron de su destino. Llegaron entonces a la isla de Eolo (¿veis como los habían mandado a tomar viento? Je, je, je), que era muy simpático e intentó ayudarlos. Le dio a Odiseo un odre (como un saco impermeable) donde había guardado todos los vientos que podían desviarlos de su rumbo.

Pero resulta que los compañeros de Odiseo, que ya hemos visto que no es que fuesen muy listos, pensaron que dentro había joyas. Así que cuando Odiseo se durmió, estando ya a puntito de llegar a Ítaca, abrieron el odre y salieron todos los vientos, que volvieron a mandarlos a tomar por idem.

  • Ay, que ver, qué inútiles los compañeros de Odiseo… ¿a dónde llegaron entonces?

Pues llegaron al país de los lestrigones. Los lestrigones eran unos gigantes muy majos que sólo tenían un defecto: les gustaba comerse a personas. Estos lestrigones se comieron a otros pocos de los itacanos y los que quedaban salieron de allí corriendo.

  • Yo también habría huido, porque no me gusta que me coman. ¿Les pasó algo interesante después?

Muy interesante. Llegaron a la isla de Circe, una bruja que los recibió muy amablemente y les enseñó su zoo. Circe tenía una costumbre muy divertida, convertir en animalitos a todos sus visitantes, y eso hizo con los compañeros de Odiseo. Entonces, Odiseo le dijo que eso no estaba bien y le puso ojitos para que los convirtiese en personas y le enseñara algún truco para llegar a Ítaca de una maldita vez. Circe, que había visto que Odiseo era guapo a rabiar, fue convencida y le devolvió a sus compis y le dijo que tendría que pasar a ver a Tiresias.

Tiresias era un adivino muy bueno, que le iba a decir a Odiseo el rumbo que tenía que tomar para llegar a su casa. Lo que pasa es que estaba un poco muerto. Así que, Odiseo, para verlo, tendría que viajar al mundo de los muertos.

  •   Jo, pues anda que no le va a costar conseguir la información. Sería más fácil que llevara un mapa o algo.

Pues sí, pero entonces no había mapas ni ná. Por lo tanto, Odiseo fue al Hades (mundo de los muertos), donde se encontró con un montón de gente que él no sabía que andaban por allí: su madre, Aquiles (que le dijo que prefería ser el último mono vivo que el más ilustre muerto) y otros personajes varios. Finalmente Tiresias le dijo que iba a llegar a Ítaca, pero que iba a tardar un poco bastante mucho.

  • ¿Emprendió el camino de vuelta entonces?

Sí, lo hizo. Pero por el camino se encontró con las sirenas (que tenían el cuerpo de pájaro, NO DE PEZ, y la cabeza de mujer), seres que cantaban muy bien pero hacían que los barcos se estrellaran. Odiseo era curioso y quería escuchar esas voces, pero tampoco le apetecía mucho estrellarse. Se le ocurrió entonces a Odiseo una ingeniosa solución: taparle los oídos con cera a sus compañeros para que no estrellasen el barco y atarse él al mástil para poder oír a las sirenas tranquilamente.

Así lo hicieron y salieron bien parados de su encuentro con tan siniestros seres.

  • ¿Y llegaron ya a Ítaca o tuvieron más dificultades?

Por supuesto que tuvieron más dificultades. Pasaron por un estrecho lugar donde habitaban dos monstruos: Escila y Caribdis. La primera era un bicho mu feo mu feo con seis cabezas que se comía a seis de los navegantes de cada barco que pasaba por allí. La segunda era un remolino que se tragaba todo el barco. Odiseo decidió sacrificar a seis de sus compañeros itaqueñenses (que en realidad eran bastante inútiles y no les tenía mucho aprecio) antes que ser tragados por Caribdis, y así salieron de allí.

  • Buena elección, aunque yo preferiría no ser uno de los seis que se comió Escila. ¿A dónde llegaron?

Pues llegaron a la isla de Helios (dios del sol), que tenía muchas vacas. Les advirtió de que esas vacas eran sagradas y suyas, que no se las comiesen. Pero cuando Odiseo dormía, los compañeros, que tenían ganas de encolerizar a alguien, se comieron unas pocas de vacas. Así que cuando salieron de allí en barco, la ira divina hizo que el barco se hundiese y muriesen todos, menos Odiseo.

  • Se lo llevaban buscando desde el principio. ¿Y qué fue del ingenioso aunque no muy diestro en la orientación Odiseo?

Odiseo llegó a la isla de Calipso, una ninfa muy guapa que lo acogió (y lo que surja) durante siete años. Tanto que los dioses tuvieron que intervenir para decirle a Calipso que cómo iba viendo lo de dejarlo que volviese a casa.

Así Odiseo llegó al país de los feacios, donde fue amablemente recibido y le dieron embarcaciones para que pudiese, ahora sí, llegar a Ítaca.

  • Oh, cielos. Qué viaje tan movido. Pero… esta historia la he visto yo en alguna parte…

Pues sí, es una historia muy famosa, que ha dado lugar a numerosísimas interpretaciones: desde el Ulises de James Joyce, a capítulos de Los Simpsons, a cómics, a poemas como Ítaca de Kavafis a esta canción de Javier Krahe (Como Ulises) con la que nos despedimos… ¡por ahora!

https://www.youtube.com/watch?v=z9UF1iOSMag

ESTATE ATENTO A LAS SIGUIENTES ENTRADAS RELACIONADAS: “ESE LARGUÍSIMO VIAJE (II): Y MIENTRAS TANTO EN ÍTACA” Y “ESE LARGUÍSIMO VIAJE (III): EA EA EA, ODISEO SE CABREA

SI QUIERES SABER POR DÓNDE FUE ODISEO, MIRA ESTE MAPA TAN CHUPIPIRULI.

Ese poeta Virgilio

Ya hemos dedicado varias entradas a la Eneida, una gran obra zombi que merece todo nuestro respeto. Pero hoy vamos a aprender no de la obra, sino del autor.

  • Biiiieeeen. Ya te echábamos de menos. ¿Qué nos vas a contar hoy? ¿Quién fue ese zombi?

Bien chicos, prestad atención a la historia. Publio Virgilio Maro nació y murió en el siglo I a.C. (no hace falta aprenderse la fecha exacta, aunque algunos profes lo digan). Durante esa época había entrado al poder Cayo Julio César Octaviano, o como le decían sus amigos, César Augusto (quedaos con el segundo nombre, que es más fácil). Augusto fue el primer emperador Romano, antes había una República.

  • ¿Entonces Virgilio vivió bajo el mando del Imperio? ¿Como en Star Wars?

Algo así. Como el emperador tenía poder absoluto, la producción literaria de muchos autores se vio afectada, ya que el emperador podía vetar, censurar, etc. cualquier obra. Hasta ahora la mayoría de poetas y escritores latinos habían sido también soldados, pero ya en esta época fueron apareciendo círculos literarios que les pagaban a muchachos para escribir. Mecenas, un rico romano, fundó el llamado Círculo de Mecenas (hoy día a los ricos que pagan a los artistas, se les conoce como Mecenas, gracias a este zombi tan majo). Virgilio formó parte de este círculo literario desde temprana edad, cuando acabó sus estudios.

  • ¿Y Virgilio no luchó? ¿Entonces sólo escribía? ¿Sin hacer nada?

¡Exactamente! Virgilio fue un poeta del círculo, le pagaban para escribir, y él escribía. Gracias al círculo no sufrió apuros económicos,  y disfrutó de una vida tranquila, llena de las pequeñas cosas que a él lo hacían feliz. Además de escribir, dedicó su vida a viajar y a continuar formándose hasta que murió.

  • Bueno y ¿qué es lo que escribió exactamente?

Buenas pregunta. Escribió principalmente tres grandes obras. Las Bucólicas, las Geórgicas y la Eneida. Vamos poco a poco viendo de qué tratan.

Las Bucólicas, también conocidas como églogas. Son poemas de extensión variable, que tratan el tema pastoril. Están escritos en verso, el hexámetro dactílico. Son diez las bucólicas compuestas. Los pastores aparecen representados como personas cultas, refinadas y con un gusto exquisito. En ningún momento aparece, aunque estén en el campo, animales molestos, insectos, mal olor de las cabras/ovejas nada (son muy poco realistas, porque las cabras y ovejas, sean de época zombi o no, bien, lo que se dice bien, no huelen).  Hay quien dice que en estos poemas se deja ver los deseos de paz de Virgilio. Esta obra, con el paso del tiempo dará lugar a un género literario por sí mismo, el género bucólico. Por ejemplo, Garcilaso de la Vega compuso églogas.

Las Geórgicas. Son también un conjunto de poemas, en hexámetro dactílico. Virgilio le dedicó esta obra a Mecenas y a Augusto. Esta obra tiene un fin didáctico, intenta informar y glorificar la importancia que tenía la agricultura en la vida zombi (de algo tenían que comer, no todo iban a ser cerebros); se explican la recolección, la siembra, las características climáticas, las estaciones, etc. También aparecen episodios, sin nada que ver con la agricultura, acontecimientos tras la muerte de Julio César, un capitulo sobre la vida de las abejas (dicen que es un elogio al gobierno de Augusto).

  • Hasta aquí bien, aunque los nombres zombis son muy muy raros, y yo que creía que Geórgicas era porque algún personaje se llamara George…Bueno, ¿qué es lo que queda?

Pues queda la obra más importante que nos dejó este zombi. La Eneida.

La Eneida. Es un poema muy extenso, que narra las aventuras del troyano Eneas, hasta llegar al Lacio y fundar la nueva Troya, Lavinia. Es un poema épico, también en hexámetros dactílicos. Son doce libros, los seis primeros a semejanza de Odisea, narra los viajes de Eneas; y los seis últimos a semejanza de Ilíada, narra las batallas de Eneas hasta fundar la ciudad. Esta obra fue escrita por encargo del propio emperador Augusto para darle un origen divino a su propia familia. Augusto era sobrino-nieto de Julio César, y afirmaba que su linaje se remontaba hasta la propia diosa Venus. La Eneida sirvió para que esos rumores se hicieran más verdaderos. Se cuenta que Virgilio antes de morir pidió que quemasen la Eneida, la mayoría dicen que porque no había alcanzado la perfección que Virgilio buscaba como poeta; pero otros dicen que porque quería desvincularse de la propaganda política.

  • Guau qué gran poeta. Me gustan las obras de este Virgilio. ¿Y no aparece en algún otro sitio ese nombre, a mi me suena?

Pues sí. Las andaduras de este zombi no acaban en el siglo I a.C. Os puede sonar porque Dante Alighieri en su conocida obra, La Divina Comedia, hace que aparezca Virgilio personificando la razón. Además, en el recorrido que hace el protagonista de la obra por el infierno, Virgilio lo ayuda como guía, encontrándose a grandes autores de épocas pasadas.

  • Qué interesante y apañado era Virgilio. Ya no me da miedo enfrentarme a sus obras 🙂

 

Esa furiosa Dido

Dido de repente enloquece y lanza una GRAN maldición sobre Eneas (¡¡¡deshonra sobre tu vaca!!!)

  • ¡Eh! ¡Pero si Dido y Eneas eran la pareja perfecta! ¿Qué ha pasado?

Pues resulta que Dido, después que su marido Siqueo muriese, decidió no volver a enamorarse y rechazó a numerosos hombres, hasta que un día llegó un mozo guapo. Ese guapete hombre era Eneas, que llegó con su hijo, Ascanio. Aunque el hombre ya tuviera un hijo fruto de otro matrimonio, a Dido no le importó y decidió que se iba a casar con él.

  • Peeero ¿Eneas también se enamoró instantaneamente de Dido? ¿Eran los dos tan guapos como personajes de telenovela?

Para que ambos se enamorasen intervinieron los dioses. Cupido (el angelito pequeñín, dios del amor), disfrazado del Ascanio insufló el amor en Dido durante un banquete. Con el paso de los días, las diosas Venus (diosa del amor, madre de Cupido y de Eneas) y Juno (diosa del matrimonio, esposa de Júpiter y celosa por antonomasia) durante una cacería hacen que aparezca una enorme tormenta de granizo, y obligan a que Dido y Eneas se refugien en una cueva (en aquella época se hacían muchas cosas en las cuevas…guiño, guiño, codazo, codazo) y confirman el himeneo (qué bonita palabra para referirse a lo que ocurre en las cuevas 😉 )

  • ¡Pero si hasta los dioses querían que estuviesen juntos! ¿Qué pasó al final?

[SPOILER ALERT] Júpiter pasó. El dios de los dioses, que normalmente está por ahí metamorfoseándose buscando líos (amorosos) con humanos y animales y viceversa, hay veces que tiene ideas entre ceja y ceja y se tienen que cumplir sí o sí. Que Eneas llegara a Italia era una de esas ideas. FUNDAMENTAL, IMPORTANTÍSIMO (que si no, no se funda Roma y a ver con quién lucha entonces Asterix).

  • ¿Y Dido aceptó la voluntad de Júpiter?

Pues ¡NO! Ella quería que se quedara y lo convenció de que ya si eso se fuera cuando llegara el buen tiempo (era invierno y con el frío no es bueno para los huesos navegar, que los zombis ya tienen una edad). Pero la pasión ya no había quien la reanimase, ni zombis que valgan. Así que Eneas terminó yéndose.

  • Seguro que Dido lo aceptó regular na’ más.

Regular es poco. Eneas aprovecha que Dido está dormida y decide irse navegando. Dido se entera cuando se despierta y ve los barcos por la ventana. Consumida por la pena y los siete males y la venganza, decide suicidarse y lanzar esa maldición que decíamos al principio. Este suceso desembocará (como los ríos) en las Guerras Púnicas (Cartago VS Roma).

  • Mehercle! ¡Quiero saber cuál fue esa maldición! No le tengo miedo a las maldiciones zombis.

Si es preciso que arribe a puerto este ser infando y navegue hasta tierra, y así lo exigen los hados de Jove y está determinado este final, que al menos perseguido por la guerra y las armas de un pueblo audaz, expulsado de sus territorios, arrancado del abrazo de Julo implore auxilio y contemple las muertes indignas de los suyos, y que, cuando se haya colocado bajo una ley inicua, ni disfrute del reino ni de la luz ansiada, sino que caiga antes de tiempo y quede insepulto en la arena.

[…]Y que surja algún vengador de mis huesos que persiga a hierro y fuego a los colonos dardanios ahora o más tarde, cuando se presenten las fuerzas. Costas enfrentadas a sus costas, olas contra sus aguas imploro, armas contra sus armas: peleen ellos mismos y sus nietos.

Traducción de Rafael Fontán Barreiro en Alianza Editorial. Madrid, 1986.

Qué bien hablaba esta Dido. Aunque muriese, vivirá para siempre como una zombi enamorada.

ACTIVIDAD PARA LOS QUE LE HAN PERDIDO EL MIEDO A LOS ZOMBIS ENEIDILES.