Archivo de la etiqueta: Historiografía

Esa necesidad de conocer el pasado

Los zombis, igual que todos nosotros, eran cotillas por naturaleza. Siempre estaban preguntando “¿qué hiciste ayer?” “¿de dónde vienes?” “niño, ¿tú de quién eres? ¿Quiénes son tus padres?” y un largo etcétera.

  • Claro, como no tenían youtube no podían saber lo que había pasado hace un año con un clic.

Todos tenemos amigos fantasiosos que cuando no saben lo que le pasó a su familia hace un año, se lo inventa. Y cada vez que lo cuenta, la invención cuenta con más magia, unicornios y rayos láser. Así pues, en Grecia, el primer intento de explicar el pasado vino gracias al mito y su plasmación en la epopeya.

  • ¿Epopeya? ¿Eso lo qué?

La epopeya es una obra que da una explicación mitológica de un hecho histórico, vaya como explicar la segunda Guerra Mundial pero explicando que los nazis perdieron porque los alienígenas favorecieron a los americanos. Y todo eso en verso, que mola más.

  • Ahora ya me queda claro. ¿Pero sólo explicaban así el pasado? Qué poco rigurosos.

Pues no. Eso sólo fue el origen. Pronto se dieron cuenta de que esto era un poco caótico y que se prestaba demasiado a la fantasía y a la magia. Por eso, los logógrafos jonios (en la costa de Asia Menor, actual Turquía) se pusieron a escribir los orígenes o historia de las ciudades incluyendo genealogías (quién es hijo de quién), descripciones geográficas (pobrecitos, que no tenían google maps) y detalles etnográficos (cómo es la gente de cada sitio). Pero siempre tenían como referencia el mito, porque no había historias rigurosas previas.

  • Qué interesante. Ahora quiero saber obras concretas, ¡¡QUIERO QUE LOS ZOMBIS ME CUENTEN SU PROPIA HISTORIA!!

Pues hubo muchos escritores de historiografía, pero, cosas del tiempo, sólo se nos conservan tres autores con un conjunto de textos lo suficientemente completo (además de un montón de fragmentos de otros).

Esos autores son:

  1. Heródoto (s. V a.C.): Era nativo de Halicarnaso, en Asia Menor, por lo que escribía en el dialecto propio de su región: el jonio (como si en Andalusía sehcribiese así máh o menoh). Escribió sobre las Guerras Médicas (Griegos VS Persas), el primer enfrentamiento en que todos los griegos tomaron consciencia de que si no se unían, los persas iban a comérselos con papitas (o con lo que comieran los persas). A Heródoto en realidad la historia en sí le importaba poquito y metía muchas noticias secundarias, anécdotas e historias populares, geografía, descripciones etnográficas (siempre comparando a los griegos con los bárbaros)… Vaya, como el típico amigo al que le preguntas qué tal el fin de semana y te termina contando qué fue de ese compañero de clase al que no ves desde hace diez años. Además, aunque no dice que la causa de los sucesos sean los dioses, sí da explicaciones por oráculos y sueños premonitorios (hay una señora que sueña que hace pipí sobre un territorio y eso es interpretado CLARAMENTE como que su hijo gobernará sobre todo ese territorio).
  2. Tucídides (s. V a.C.): Escribió sobre la Guerra del Peloponeso (Atenas VS Esparta), en la que él mismo participó como general, sin mucho éxito. Es muuuuuucho más científico: te distingue la excusa que dan para la guerra de la causa real e incorpora discursos (que él inventa, no se pronunciaron así nunca, aunque se dijese algo parecido) de gente que defiende puntos de vista diferentes, para darle más objetividad al asunto (como el discurso de Pericles y el diálogo entre los atenienses y los habitantes de Melos). Su intención es explicar las razones de éxitos y fracasos para actuar mejor en el futuro, consiguiendo así tener validez universal, que su obra no muera nunca y ser un zombi de pleno derecho.
  3. Jenofonte (s. V a.C.): Tiene una obra de lo más variopinta (la Constitución de los lacedemonios –donde analiza la grandeza y la decadencia de Esparta no muy objetivamente, porque a él los espartanos le caían bien-, obras referentes a su maestro, Sócrates, como Memorables Apología de Sócrates…), pero en lo que aquí nos concierne, que es la historiografía, escribió la Anábasis y las Helénicas. En la Anábasis habla de su propia experiencia militar en la expedición de Ciro el Joven contra su hermano Artajerjes. No es tan profundo como Tucídides en su análisis y búsqueda de la objetividad, pero es mucho más sencillito de leer.
  • Oh, qué interesante es la historiografía de los zombis

ACTIVIDAD SÓLO PARA QUIENES (DESPUÉS DE INTERESARSE POR LA HISTORIOGRAFÍA Y APRENDÉRSELA BIEN) SE ATREVEN A ENFRENTARSE A LOS ZOMBIS

PRESENTACIÓN QUE AMPLÍA INFORMACIÓN SOBRE HISTORIOGRAFÍA ZOMBI

Anuncios