Archivo de la etiqueta: Latín

Io Saturnalia, Io (Esa Navidad…)

Buenas tardes resucitadores, hace tiempo que no hablamos, pero hoy estamos de vuelta para explicaros cuál es el origen de esa maravillosa fiesta que llega a final de año y viene ¡¡CARGADA DE REGALOS!!!

  • EH pero ¿la Navidad no surgió así cuando nació Jesús?

Pues la verdad es que, aunque lo que hoy celebramos es una fiesta cristiana, ya los zombis tenían unas fiestas muy parecidas en esta época, que son las que vamos a conocer hoy.

  • Qué adelantados estos zombis, ya estoy deseandito conocer y celebrar esta nueva fiesta (así tendré doble de regalos). Cuéntame, oh Musa, las festividades de los zombis.

En un principo la festividad que dio origen a la Navidad estaba consagrada (se hacía en honor a) el dios Saturno (que era un dios muy tocho asociado a la cosecha, el papá de Júpiter). Es por esto por lo que la celebración se llama Saturnalia y se celebraba el 17 de Diciembre y duraba 7 días.

  • Ajá, entonces, Saturnalia era la antigua Navidad. ¿Y tenían regalos, y árboles  y lo que tenemos hoy?

Bueno… regalos sí que había, pero era bastante más macabra que a lo que estamos acostumbrados. Cierto autor, E. Cantarella, nos cuenta que: “Los pelasgos habían levantado  un templo a Dite y un altar a Saturno llamando Saturnalia a la fiesta en honor del dios, además consideraron oportuno durante mucho tiempo tener que sacrificar cabezas humanas a Dite e inmolar hombres a Saturno“.  ¿Y sabéis por qué hacían todo esto? ¡¡¡POR QUE UN ORÁCULO SE LO DIJO!!!! Si es que estos zombis se creían cualquier cosa.

  •  ¡ARGH, qué asco! Eso tenía que oler fatal, bueno y lo del asesinato, que está feo…¿Pero en qué consistía Saturnalia?

Pues sí, queridos resucitadores, todo olía fatal, la antigüedad olía fatal. Saturnalia era un periodo de fiesta y desenfreno.

Tenemos datos que nos dicen que se daban regalos, sabemos que los zombis romanos salían a la calle a cantar y bailar, y aprovechaban estas fiestas para ver a sus amigos y parientes e intercambiar regalos (nada de Iphones, Tablets y esas cosas) y los más pedidos eran fruta, nueces, velas y figuritas de terracota.

Tal como hoy en día, se cerraban las escuelas, los tribunales y las tiendas, se paraban las guerras, se liberaba a los esclavos, y los romanos cometían todo tipo de excesos con la bebida y la comida (las resacas no cambiaban, era como en la actualidad pero sin Ibuprofeno que la curara).

  • Arsa. Arsa. Fiesta zombi. ¿Y ya está? ¿Esa era la fiesta de los romanos que se parece a la Navidad?

El origen de la Navidad no queda ahí. Resulta que en el Imperio Romano se había extendido el culto al dios Mitra. Un dios solar de origen persa que renacía en el solsticio de invierno (25 de Diciembre). ¿Casualidad? No lo creo. En Roma esta festividad adquirió el nombre de Natalia Solis Inuicti. Mitra había nacido, según la mitología, en una cueva, se le conocía como el Salvador…Este dios viajó a numerosos lugares expandiendo su influjo y predicando sus doctrinas. En una de esas, llegó a Roma y se hizo muy muy famoso.

  • Vaya, qué casualidad tan casual. Se parece mogollón a la historia de Jesús.

Después del día 25, empezaba el festival de Sigillaria (quién pudiera celebrar 3 fiestas consecutivas *guiño, *guiño). Estos días estaban dedicados, sobretodo, a hacer regalos a los niños: anillos, muñecos y lo más de los más…¡CANICAS! A los pequezombis les encantaban las canicas, como muchos documentos nos muestran. Durante este festividad, se decoraban las casas y las plantas.

  • ¡Eh! ¡Yo también hago eso en casa! ¡Pongo el Árbol de Navidad! (Y me queda monísimo)

Más o menos, pero no. Estos zombis decoraban los árboles, pero los que estaban fuera. Colgaban figuritas, encendían velas, pero no metían el árbol dentro de casa, solo decoraban los que ya estaban en la tierra. Eran ecologistas, ¡pobres árboles!

  • Ajá, entonces lo que se celebra el 25 de Diciembre (fum, fum, fum) es el solsticio de Invierno, y se le atribuye a varios dioses, pero cómo acabó siendo Navidad.

Verás, el emperador romano Constantino I era un fiel seguidor de las tradiciones paganas concernientes al dios del Sol. Después de ver una visión sobre cómo vencer en una guerra (a saber lo que había comido, seguro que se había pasado comiendo en la Saturnalia) se convirtió al Cristianismo, ya que se cumplió todo tal como había visto. Hasta este momento el Cristianismo era ilegal, pero, en el año 321, Constantino legalizó el cristianismo, y declaró que el día del “nacimiento del sol invencible”, que se celebraba el 25 de diciembre, debía ser considerado como una nueva fiesta cristiana para celebrar el nacimiento de Cristo. Con estas tácticas, no se alteraba el calendario romano, y las tradiciones paganas (fiesta, regalos, bebercio, arsa, yuju) se fueron adaptando al cristianismo.

En el 350, el papa Julio I reconoció oficialmente el 25 de diciembre como la Fiesta de la Natividad (Navidad, para los amigos).

  • BIEN, AHORA CONOZCO MEJOR LAS ZOMBI FIESTAS Y CÓMO SE DIVERTÍAN… ¡¡Y no se diferencian tanto de nosotros!! Ya sabía yo que era un poco zombi.

Y de parte de los creadores de “Las lenguas zombis” (Edepolmehercle y Laslenguaszombis) os deseamos Feliz Saturnalia, Feliz Natividad del Sol Invicto, Feliz Sigillaria y Feliz Navidad

Anuncios

Esas declinaciones latinas (III)

Muy buenas tardes, resucitadores. Hace mucho tiempo que no nos enfrentamos al Latín pero ya era hora. ¡Vamos a acabar de una vez por todas con las Declinaciones latinas!

  • ¡Pero hace eones que no veo nada, no voy a ser capaz de entenderla!

No te preocupes, resucitador, vamos a ver la cuarta y la quinta declinación, son muy muy fáciles, además, son pocas las palabras que pertenecen a estas declinaciones, así que no te preocupes.

  • Muy bien, vale. Me fío de ti, vamos a por ellas.

Vamos a empezar por la cuarta. Es muy sencilla, se parece a la segunda, por lo que siempre tienes que prestar MUUCHA atención al GENITIVO. En esta declinación encontraremos palabras masculinas, femeninas y neutros. Pero no le tengas miedo, en un momento quedará todo más claro que el cielo cuando Zeus no se enfada.

  • Jopé, esto es más raro de lo que me esperaba. Las desinencias no serán muy complicadas, ¿no?

En absoluto, vamos a ella. Primero a por las correspondientes a masculino y femenino.

Singular

  • Nominativo-us (man-us) La mano está sobre la mesa.
  • Vocativo-us (man-us) ¡Eh mano, responde, no te duermas!
  • Acusativo-um (man-um) Pon la mano donde estaba.
  • Genitivo-ūs (man-ūs) La chuleta va en la palma de la mano.
  • Dativo-ui (man-ui) Me apuntó a la mano con el láser.
  • Ablativo-ui (man-ui) Me golpeé con la mano.

Plural

  • Nominativo-us (man-us) Las manos son muy sucias.
  • Vocativo-us (man-us) ¡Eh, manos, quedaos quietas!
  • Acusativo-us (man-us) Poned las manos sobre la cabeza.
  • Genitivo-uum (man-uum) Cabeza, hombros, rodillas, dedos de las manos.
  • Dativo-ibus (man-ibus) Agradecí a las manos por mi gran cuadro.
  • Ablativo-ibus (man-ibus) Luché contra una mosca con las manos.

Como veis no es muy complicado. Para el neutro lo único que hay que tener en cuenta, como siempre, es que Nominativo, vocativo y acusativo singulares son -u, como Cornu (cuerno). En plural el nominativo, vocativo y acusativo son -ua, como cornua (cuernos). El resto de casos se queda igual que en masculino/femenino.

  • ¡Anda! Pues tampoco es tan complicado. Buah, a esto no le temo. Vamos con la quinta, que seguro que es igual o más fácil.

En absoluto te equivocas, resucitador, la quinta declinación es muy sencilla, a ella pertenecen muy muy pocas palabras. Encontrar una palabra de la quinta es como encontrar un gamusino. La palabra más utilizada de esta declinación es res, rei (cosa).

Vamos a ver las desinencias para las palabras masculinas y femeninas. No hay neutros en esta declinación. ¡BIEN!

Singular.

  • Nominativo-es (r-es) La cosa pinta mal.
  • Vocativo-es (r-es) ¡Oh, cosa!
  • Acusativo-em (r-em) Trae la cosa aquí.
  • Genitivo-ei (r-ei) El asunto de la cosa es importante.
  • Dativo-ei (r-ei) ¡Las culpas a la cosa esa!
  • Ablativo-e (r-e) Viajé con esa cosa en la cabeza.

Plural.

  • Nominativo-es (r-es) Las cosas van de lujo.
  • Vocativo-es (r-es) ¡Oh, cosas en el cielo, no caigáis sobre mi cabeza!
  • Acusativo-es (r-es) Poned las cosas en la bolsa.
  • Genitivo-erum (r-erum) El peso de las cosas rompió el barco.
  • Dativo-ebus (r-ebus) Gracias a las cosas estoy aquí.
  • Ablativo-ebus (r-ebus) Mejor con las cosas.

Y hasta aquí han llegado las declinaciones latinas. Son simplemente cinco *inserte rima aquí*. Las dos últimas son un paseo, así que sin miedo y ¡a por todas, resucitadores!

  • Buah, estas dos declinaciones ya me las sé. Ahora sabré en qué caso están todas las palabras en latín. Ya no les temo a las declinaciones 🙂

QUE NO SE TE OLVIDE REPASAR LA PRIMERA Y LA SEGUNDA DECLINACIÓN Y, SOBRE TODO, ESA TEMIDA TERCERA DECLINACIÓN

Esas declinaciones latinas (II)

¡Buenas tardes, resucitadores! En la anterior entrada hablábamos de las declinaciones, específicamente de la primera y la segunda. Hoy venimos aquí a hablar sobre la temida TERCERA DECLINACIÓN.

  • ¡Bah! Ya me sé las dos primeras como la palma de mi mano, una más no me da miedo.

Ese es el espíritu. La tercera declinación es un poco más compleja que las anteriores. Pero en absoluto debéis tenerle miedo, es igual de asequible. Formaban parte de la primera declinación palabras femeninas en su mayoría; en la segunda declinación encontramos palabras masculinas y neutras.

  • ¿Y en la tercera qué? ¿Todo mezclado?

No quería decirlo peeroo…sí. Se declinarán por la tercera declinación palabras de género femenino, masculino y neutro. Sin embargo, no tengáis miedo, porque todo buen resucitador está equipado con un amigo fiel e infalible, el diccionario. Nuestro amigo el diccionario nos chivará qué género tiene la palabra que busquemos.

  • Bien, entonces no hay problema de confusión con el género. ¿Hay que tener algo más en cuenta en esta declinación?

Pues sí. Ante todo hay que saber que en la tercera declinación se diferencian los temas en consonante y los temas en -i. En realidad no hay diferencia en la mayoría de los casos, queda un rastro en el genitivo plural quedando el genitivo plural de los temas en consonante en -um; y el de los temas en -i como –ium. También en el neutro plural en los temas en consonantes es -a, mientras que en los temas en -i es –ia.

  • Entonces los temas en consonante y en -i son iguales en todos los casos salvo el genitivo plural que se queda la -i del tema y en el neutro plural, que igual.

Exactamente, veo que lo vas pillando. Vamos pues con los temas en consonante:

Temas en oclusiva

A los temas en oclusiva se les añade una -s en el nominativo. Este acontecimiento hace que el nominativo sea muy variable.

Oclusiva labial (-p, -b). Al añadir la -s del nominativo no sufren cambio alguno. Así encontramos pleb-s, princep-s en el nominativo.

Oclusiva gutural o velar (-c, -g). Al añadir la desinencia -s, forman un nominativo acabado en –x. La x es la manera que tenemos de representar el sonido -cs, -gs. Ducs>dux; legs> lex.

Dentales (-t, -d). Al añadir la desinencia -s, pierden la dental ante la -s. peds>pes; sanitats>sanitas

  • ¿Podemos declinar alguna palabra para ir viéndola? Ahora mismo creo que lo entiendo.

Vamos a declinar la palabra nux, nucis que significa “nuez”.

Singular

  • Nominativo –variable (nu-x [cs>x]) La nuez crece en un árbol.
  • Vocativo –variable (nu-x [cs>x]) ¡Eh nuez, cae ya!
  • Acusativo –em (nuc-em) Recogí la nuez en el campo.
  • Genitivo –is (nuc-is) El sabor de la nuez es bueno.
  • Dativo –i (nuc-i) Le dí un cabezazo a  la nuez.
  • Ablativo –e (nuc-e) Me golpeé con la nuez.

Plural

  • Nominativo –es (nuc-es) Las nueces son buenas para la memoria.
  • Vocativo –es (nuc-es) ¡Eh, nueces!
  • Acusativo –es (nuc-es) Compré las nueces en la tienda de abajo.
  • Genitivo –um (nuc-um) Las propiedades de las nueces son provechosas.
  • Dativo –ibus (nuc-ibus) Le dí un cabezazo a las nueces.
  • Ablativo –ibus (nuc-ibus) Me resbalé con las nueces.

Como veis, tampoco es tan complicado, hay que tener en cuenta que el nominativo es variable, por lo que el caso que tenemos que mirar para saber dónde poner la desinencia es el genitivo.

  • ¡Bieeen! Ya la he entendido. ¿Eso es todo?

Casi todo, ya estamos al final. Hay más temas en consonante que hay que tener en cuenta.

Temas en líquida (l, r). Encontramos aquí palabras como consul, consulis y mulier, mulieris, que no tienen marca de nominativo (¡yuju! ¡Una desinencia menos que aprenderse!). Los temas en -r, incorporan una vocal en el nominativo ( patr>pat-e-r, patris).

Temas en -n. Si la -n va precedida de vocal -o, la -n desaparece en el nominativo y tampoco incorpora ninguna desinencia en el nominativo. Si la -o es breve, pasará a ser -i en el resto de casos. (leo, leonis; homo, hominis).

Temas en silbante (-s). En el nominativo y vocativo se mantiene la -s al final de palabra. En el resto de casos, al estar es posición intervocálica pasa a -r (rotacismo) (opus, operis; tempus, temporis).

  • Pues no es para tanto ¿Habías dicho algo de los neutros verdad?

No hay que temer a los neutros. Al igual que ocurría con la segunda declinación, el nominativo, el vocativo y el acusativo singular tendrán la misma forma; en el plural, esos casos comparten la desinencia -a, igual que en la segunda declinación. Vamos a declinar la palabra hastile, hastilis, “vara de madera, bastón”.

Singular

  • Nominativo hastile. El bastón tiene nudos.
  • Vocativo hastile. ¡Oh bastón en el que me apoyo!
  • Acusativo hastile. Dame el bastón.
  • Genitivo hastil-isLos colores del bastón van con mi ropa.
  • Dativo hastil-iAto cintas de colores al bastón.
  • Ablativo hastil-eTe pego con el bastón.

Plural

  • Nominativo hastil-aLos bastones tienen nudos.
  • Vocativo hastil-a. ¡Oh bastones para no caerse!
  • Acusativo hastil-aColoca los bastones en la pared.
  • Genitivo hastil-um. Los colores de los bastones combinan con mi modelo.
  • Dativo hastil-ibus. Ato cintas a los bastones.
  • Ablativo hastil-ibusOs pego con los bastones.

¡Y esto es todo, amigos!

  • Pues no es tan complicada. Ya no le temo a esta tan horripilante declinación 🙂

 

 

Ese poeta Virgilio

Ya hemos dedicado varias entradas a la Eneida, una gran obra zombi que merece todo nuestro respeto. Pero hoy vamos a aprender no de la obra, sino del autor.

  • Biiiieeeen. Ya te echábamos de menos. ¿Qué nos vas a contar hoy? ¿Quién fue ese zombi?

Bien chicos, prestad atención a la historia. Publio Virgilio Maro nació y murió en el siglo I a.C. (no hace falta aprenderse la fecha exacta, aunque algunos profes lo digan). Durante esa época había entrado al poder Cayo Julio César Octaviano, o como le decían sus amigos, César Augusto (quedaos con el segundo nombre, que es más fácil). Augusto fue el primer emperador Romano, antes había una República.

  • ¿Entonces Virgilio vivió bajo el mando del Imperio? ¿Como en Star Wars?

Algo así. Como el emperador tenía poder absoluto, la producción literaria de muchos autores se vio afectada, ya que el emperador podía vetar, censurar, etc. cualquier obra. Hasta ahora la mayoría de poetas y escritores latinos habían sido también soldados, pero ya en esta época fueron apareciendo círculos literarios que les pagaban a muchachos para escribir. Mecenas, un rico romano, fundó el llamado Círculo de Mecenas (hoy día a los ricos que pagan a los artistas, se les conoce como Mecenas, gracias a este zombi tan majo). Virgilio formó parte de este círculo literario desde temprana edad, cuando acabó sus estudios.

  • ¿Y Virgilio no luchó? ¿Entonces sólo escribía? ¿Sin hacer nada?

¡Exactamente! Virgilio fue un poeta del círculo, le pagaban para escribir, y él escribía. Gracias al círculo no sufrió apuros económicos,  y disfrutó de una vida tranquila, llena de las pequeñas cosas que a él lo hacían feliz. Además de escribir, dedicó su vida a viajar y a continuar formándose hasta que murió.

  • Bueno y ¿qué es lo que escribió exactamente?

Buenas pregunta. Escribió principalmente tres grandes obras. Las Bucólicas, las Geórgicas y la Eneida. Vamos poco a poco viendo de qué tratan.

Las Bucólicas, también conocidas como églogas. Son poemas de extensión variable, que tratan el tema pastoril. Están escritos en verso, el hexámetro dactílico. Son diez las bucólicas compuestas. Los pastores aparecen representados como personas cultas, refinadas y con un gusto exquisito. En ningún momento aparece, aunque estén en el campo, animales molestos, insectos, mal olor de las cabras/ovejas nada (son muy poco realistas, porque las cabras y ovejas, sean de época zombi o no, bien, lo que se dice bien, no huelen).  Hay quien dice que en estos poemas se deja ver los deseos de paz de Virgilio. Esta obra, con el paso del tiempo dará lugar a un género literario por sí mismo, el género bucólico. Por ejemplo, Garcilaso de la Vega compuso églogas.

Las Geórgicas. Son también un conjunto de poemas, en hexámetro dactílico. Virgilio le dedicó esta obra a Mecenas y a Augusto. Esta obra tiene un fin didáctico, intenta informar y glorificar la importancia que tenía la agricultura en la vida zombi (de algo tenían que comer, no todo iban a ser cerebros); se explican la recolección, la siembra, las características climáticas, las estaciones, etc. También aparecen episodios, sin nada que ver con la agricultura, acontecimientos tras la muerte de Julio César, un capitulo sobre la vida de las abejas (dicen que es un elogio al gobierno de Augusto).

  • Hasta aquí bien, aunque los nombres zombis son muy muy raros, y yo que creía que Geórgicas era porque algún personaje se llamara George…Bueno, ¿qué es lo que queda?

Pues queda la obra más importante que nos dejó este zombi. La Eneida.

La Eneida. Es un poema muy extenso, que narra las aventuras del troyano Eneas, hasta llegar al Lacio y fundar la nueva Troya, Lavinia. Es un poema épico, también en hexámetros dactílicos. Son doce libros, los seis primeros a semejanza de Odisea, narra los viajes de Eneas; y los seis últimos a semejanza de Ilíada, narra las batallas de Eneas hasta fundar la ciudad. Esta obra fue escrita por encargo del propio emperador Augusto para darle un origen divino a su propia familia. Augusto era sobrino-nieto de Julio César, y afirmaba que su linaje se remontaba hasta la propia diosa Venus. La Eneida sirvió para que esos rumores se hicieran más verdaderos. Se cuenta que Virgilio antes de morir pidió que quemasen la Eneida, la mayoría dicen que porque no había alcanzado la perfección que Virgilio buscaba como poeta; pero otros dicen que porque quería desvincularse de la propaganda política.

  • Guau qué gran poeta. Me gustan las obras de este Virgilio. ¿Y no aparece en algún otro sitio ese nombre, a mi me suena?

Pues sí. Las andaduras de este zombi no acaban en el siglo I a.C. Os puede sonar porque Dante Alighieri en su conocida obra, La Divina Comedia, hace que aparezca Virgilio personificando la razón. Además, en el recorrido que hace el protagonista de la obra por el infierno, Virgilio lo ayuda como guía, encontrándose a grandes autores de épocas pasadas.

  • Qué interesante y apañado era Virgilio. Ya no me da miedo enfrentarme a sus obras 🙂

 

Esas declinaciones latinas

En anteriores entradas, hemos repasado las funciones de los casos. Pero ya es hora de enfrentarse a las DECLINACIONES.

  • ¡Oh no! Las declinaciones son muy complicadas, jamás me las aprenderé.

Tranquilo, resucitador de lenguas, no son tan complicadas como aparentan, en realidad son de gran ayuda. Las declinaciones son un conjunto de casos, variaciones morfológicas, según la función sintáctica de la palabra. Para saber en qué caso está una palabra tendréis que mirarles el ¡culo!

  • Parece que no es tan complicado. ¿Cuántas declinaciones hay?

Pues no os asustéis. Hay 5 (inserte rima aquí). Tranquilos, iremos poco a poco. Vamos a ver hoy las dos primeras.

  • Vale, estoy preparado, vamos con la primera.

A la primera declinación pertenecen sobre todo palabras femeninas, aunque encontramos algunas masculinas como nauta, -ae (marinero).

Empezamos por el singular. Tomamos como ejemplo la palabra blatta, cucaracha.

  • Nominativo  -a. (Blatt-a) La cucaracha es bella
  • Vocativo -a. (Blatt-a) ¡Eh, cucaracha! 
  • Acusativo -am. (Blatt-am) Te doy la cucaracha
  • Genitivo -ae. (Blatt-ae) Las patas de la cucaracha
  • Dativo -ae. (Blatt-ae) Las pastas son para la cucaracha
  • Ablativo -a. (Blatt-a) Vengo con la cucaracha

Ahora el plural.

  • Nominativo -ae. (Blatt-ae) Las cucarachas vienen a casa
  • Vocativo -ae. (Blatt-ae) ¡Eh, cucarachas!
  • Acusativo -as. (Blatt-as) Te entrego las cucarachas
  • Genitivo -arum. (Blatt-arum) Las patas de las cucarachas
  • Dativo -is. (Blatt-is) Las pastas son para las cucarachas
  • Ablativo -is. (Blatt-is) Vengo con las cucarachas

Y así es la primera declinación. ¿A que no es tan difícil?

  • No es nada difícil, a ver cómo es la segunda.

Forman parte de la segunda declinación, mayormente, los masculinos. Aunque hay nombres de árboles que pertenecen a esta declinación, pero son femeninos. Además, en la segunda declinación existen los neutros, es decir, palabras que no son ni masculinas ni femeninas. Al igual que en la primera, hay que mirarles el culo para ver en qué caso están.

  • Bien, estoy preparado.  A por ella.

Empecemos pues, en el mismo orden. El singular, tomando como ejemplo la palabra cossus, -i (gusano).

  • Nominativo -us/er. (Coss-us) El gusano come
  • Vocativo -e. (Coss-e) ¡Eh, gusano!
  • Acusativo -um. (Coss-um) Te traigo un gusano
  • Genitivo -i. (Coss-i) El movimiento del gusano
  • Dativo -o. (Coss-o) La comida para el gusano
  • Ablativo -o. (Coss-o) La mosca sale con el gusano

Y a por el plural se ha dicho. ¡Sin miedo!

  • Nominativo -i. (Coss-i) Los gusanos vienen
  • Vocativo -i. (Coss-i) ¡Eh, gusanos!
  • Acusativo -os. (Coss-os) Te traigo los gusanos
  • Genitivo -orum. (Coss-orum) El movimiento de los gusanos
  • Dativo -is. (Coss-is) La comida para los gusanos
  • Ablativo -is. (Coss-is) Las moscas salen con los gusanos

Tras ver esto, queda el neutro, que no decaiga el ánimo.

  • Buff, el neutro, tiene pinta de complicado ¿cómo es?

El neutro de la segunda declinación es muy fácil y sencillo. El nominativo, vocativo y acusativo comparten la misma terminación, y el resto de casos son iguales que en los de la segunda masculino. Usaremos como ejemplo la palabra dentifricium (dentífrico, pasta de dientes)

  • Nominativo -um. (Dentifrici-um) El dentífrico es bueno para tus dientes.
  • Vocativo -um. (Dentifrici-um) ¡Oh, dentífrico, tú que limpias mis dientes!
  • Acusativo -um. (Dentifrici-um) Traigo el dentífrico a casa
  • Genitivo -i. (Dentifrici-i) Dientes limpios gracias al efecto del dentífrico
  • Dativo -o. (Dentifrici-o) Añado ingredientes secretos al dentífrico
  • Ablativo -o. (Dentifrici-o) ¡Limpia tus dientes con dentífrico romano!

Como veis, resucitadores, no es tan complicado. Un último esfuerzo. El plural.

  • Nominativo -a. (Dentifric-a) Los dentífricos son de uso obligado
  • Vocativo -a. (Dentifrica-a) ¡Oh, dentífricos, que mi aliento mejoráis!
  • Acusativo -a. (Dentifric-a) Trae los dentífricos, que no tenemos
  • Genitivo -orum. (Dentifric-orum) La sección de dentífricos es muy blanca
  • Dativo -is. (Dentifric-is) Añado ingredientes secretos a los dentífricos que elaboro
  • Ablativo -is. (Dentifric-is) Mantén tus dientes blancos con dentífricosColgatum

Y esto es todo queridos aventureros. Recordad, los sustantivos y adjetivos se DECLINAN, los verbos se CONJUGAN.

  • 🙂 Sabía yo que no eran tan complicadas las declinaciones.

ACTIVIDAD PARA QUIENES DOMINEN A LA CUCARACHA DE LA PRIMERA DECLINACIÓN

ACTIVIDAD PARA LOS VALIENTES QUE SE ATREVEN CON LA SEGUNDA DECLINACIÓN

Esa República Romana

Como podréis imaginar, esos locos zombis no vivían en ¡anarquía! Tuvieron a lo largo de su historia varios sistemas de gobierno, cada uno con sus características.

  • Y yo que creía que estaban locos estos romanos. ¿Cómo se organizaban?

Pues se sabe que al principio de los tiempos, los primeros zombis estaban bajo una monarquía, su primer rey fue Rómulo. Pero la etapa zombi más conocida es la República, que entró en vigor tras la expulsión del último rey, Tarquinio el soberbio.

  • ¡Qué nombre tan raro, con esos nombres normal que cambiaran el gobierno!

Bueno, el gobierno no cambió por los nombres raros, todos los zombis tienen nombres raros. Tarquinio fue un rey sanguinario y cruel, por lo que el pueblo enfurecido se unió para expulsarlo y formar un senado. Este senado decidió abolir la monarquía y constituir una república en el 509 a.C

  • ¿Y ese senado por quién estaba formado? ¿Zombis sabios con barba?

El senado estaba formado por los ricos aristócratas, los patricios. Los esclavos no podían acceder al senado por lo que había democracia, pero tampoco demasiada. Y bueno, tampoco nada de mujeres (los zombis eran algo machistas).El senado era un órgano de consulta y asesoramiento a los cónsules.

  • ¡Uy! ¿Cónsules? ¿Esos quienes son? ¡No más nombres raros, por Zeus!

Los cónsules eran dos patricios que ejercían funciones de gobierno, funciones militares y administraban la justicia. Eran dos porque de esta manera no podían hacer lo que les saliera del pi…, tenían que llegar a acuerdos, hacer pactos, etc ¡Nada de mayoría absoluta!

  • ¡Bah! ¡Pues tampoco es para tanto! ¿Esto es todo?

Sorry not sorry. Hay algunas cositas más. Existían otras magistraturas:

  1. Censores: Se encargaban del censo (como hoy en día), es decir, del empadronamiento de las personas y sus bienes (saber cuántos habitantes tiene la ciudad).
  2. Cuestores: Recaudaban impuestos y manejaban el tesoro (¡Quién fuera tesorero para llevarse un pellizco!).
  3. Pretores: Administraban la justicia (los polis del barrio, vaya).
  4. Ediles: Se encargaban de la organización municipal, los mercados, los juegos, mantenimiento de calles, etc. (los actuales concejales, a los que, de hecho, se les sigue llamando ediles).

Además de esas magistraturas no debemos olvidarnos de los comicios o asambleas:

  1. Asamblea Centurial: asambleas militares convocadas por los cónsules. Con el voto mayoritario aprobaban las leyes y elegían a los cónsules.
  2. Asamblea Tribal: era la asamblea de la plebe (del pueblo llano), presidida por el Tribuno. Los tribunos de la plebe eran dos, elegidos en estas asambleas. Ellos se encargaban de defender los derechos del pueblo en el senado.
  3. Asamblea Curial: reunión de patricios. Los votos de la mayoría de las curias (tribus) constituía el voto del pueblo.

Todo este sistema de gobierno se verá modificado, tampoco demasiado, los zombis no estaban locos, debido a la política de expansión que se llevó a cabo durante los años de república. ¡No os perdáis el próximo episodio! Prometo que estará lleno de acción zombi, que aunque sean viejetes no paran.

  • ¡BIEN! Sabía yo que estos zombis eran más organizados de lo que aparentaban :).

Esa furiosa Dido

Dido de repente enloquece y lanza una GRAN maldición sobre Eneas (¡¡¡deshonra sobre tu vaca!!!)

  • ¡Eh! ¡Pero si Dido y Eneas eran la pareja perfecta! ¿Qué ha pasado?

Pues resulta que Dido, después que su marido Siqueo muriese, decidió no volver a enamorarse y rechazó a numerosos hombres, hasta que un día llegó un mozo guapo. Ese guapete hombre era Eneas, que llegó con su hijo, Ascanio. Aunque el hombre ya tuviera un hijo fruto de otro matrimonio, a Dido no le importó y decidió que se iba a casar con él.

  • Peeero ¿Eneas también se enamoró instantaneamente de Dido? ¿Eran los dos tan guapos como personajes de telenovela?

Para que ambos se enamorasen intervinieron los dioses. Cupido (el angelito pequeñín, dios del amor), disfrazado del Ascanio insufló el amor en Dido durante un banquete. Con el paso de los días, las diosas Venus (diosa del amor, madre de Cupido y de Eneas) y Juno (diosa del matrimonio, esposa de Júpiter y celosa por antonomasia) durante una cacería hacen que aparezca una enorme tormenta de granizo, y obligan a que Dido y Eneas se refugien en una cueva (en aquella época se hacían muchas cosas en las cuevas…guiño, guiño, codazo, codazo) y confirman el himeneo (qué bonita palabra para referirse a lo que ocurre en las cuevas 😉 )

  • ¡Pero si hasta los dioses querían que estuviesen juntos! ¿Qué pasó al final?

[SPOILER ALERT] Júpiter pasó. El dios de los dioses, que normalmente está por ahí metamorfoseándose buscando líos (amorosos) con humanos y animales y viceversa, hay veces que tiene ideas entre ceja y ceja y se tienen que cumplir sí o sí. Que Eneas llegara a Italia era una de esas ideas. FUNDAMENTAL, IMPORTANTÍSIMO (que si no, no se funda Roma y a ver con quién lucha entonces Asterix).

  • ¿Y Dido aceptó la voluntad de Júpiter?

Pues ¡NO! Ella quería que se quedara y lo convenció de que ya si eso se fuera cuando llegara el buen tiempo (era invierno y con el frío no es bueno para los huesos navegar, que los zombis ya tienen una edad). Pero la pasión ya no había quien la reanimase, ni zombis que valgan. Así que Eneas terminó yéndose.

  • Seguro que Dido lo aceptó regular na’ más.

Regular es poco. Eneas aprovecha que Dido está dormida y decide irse navegando. Dido se entera cuando se despierta y ve los barcos por la ventana. Consumida por la pena y los siete males y la venganza, decide suicidarse y lanzar esa maldición que decíamos al principio. Este suceso desembocará (como los ríos) en las Guerras Púnicas (Cartago VS Roma).

  • Mehercle! ¡Quiero saber cuál fue esa maldición! No le tengo miedo a las maldiciones zombis.

Si es preciso que arribe a puerto este ser infando y navegue hasta tierra, y así lo exigen los hados de Jove y está determinado este final, que al menos perseguido por la guerra y las armas de un pueblo audaz, expulsado de sus territorios, arrancado del abrazo de Julo implore auxilio y contemple las muertes indignas de los suyos, y que, cuando se haya colocado bajo una ley inicua, ni disfrute del reino ni de la luz ansiada, sino que caiga antes de tiempo y quede insepulto en la arena.

[…]Y que surja algún vengador de mis huesos que persiga a hierro y fuego a los colonos dardanios ahora o más tarde, cuando se presenten las fuerzas. Costas enfrentadas a sus costas, olas contra sus aguas imploro, armas contra sus armas: peleen ellos mismos y sus nietos.

Traducción de Rafael Fontán Barreiro en Alianza Editorial. Madrid, 1986.

Qué bien hablaba esta Dido. Aunque muriese, vivirá para siempre como una zombi enamorada.

ACTIVIDAD PARA LOS QUE LE HAN PERDIDO EL MIEDO A LOS ZOMBIS ENEIDILES.

 

Esas terroríficas funciones

Como comentábamos en otra entrada, el latín y el griego tienen declinaciones, es decir, diferentes terminaciones para cada función sintáctica que puede cumplir una forma nominal (sustantivo, adjetivo, participio, pronombre).

  • Vaya. Ya lo había olvidado. ¿Para qué dices que me servía?

Hoy vamos a especificar qué es exactamente lo que te chiva cada uno de los casos (terminación de la palabra) de las declinaciones. Advertimos que los casos tienen unos nombres muy raros (es una técnica zombi para asustaros, pero es más fácil de lo que parece).

  • A mí ya casi no me dan miedo los zombis ¡¡DIME LAS FUNCIONES DE LOS CASOS EN LATÍN!!

El latín tiene seis casos, que son los siguientes:

– Nominativo: Cumple las funciones normales de un nombre (de ahí nominativo), es decir, sujeto y atributo.

Dominus cacat. = El señor hace caca. (Sujeto, responde a la pregunta “¿Quién?”)

Dominus foetidus est. = El señor es pestoso. (Atributo, con un verbo copulativo -ser, estar, parecer- indica una cualidad del sujeto)

– Vocativo: Para llamar (para consuelo de todos, solo hay una declinación que tenga una terminación especial para el vocativo, todas las demás utilizan el nominativo).

O domine! = ¡Oh, señor! (Vocativo, pues eso, una llamada)

– Acusativo: Su función principal es la de complemento directo. En todas las declinaciones suele terminar en -m.

Dominus merum bibit = El señor bebe vino puro (Complemento directo, responde a “¿qué?”. Si la oración se convierte en pasiva, es el sujeto)

– Genitivo: Sobre todo sirve como complemento del nombre.

Servus foetidi domini vinum bibit = El esclavo del señor pestoso bebe vino mezclado (Complemento del nombre, suele traducirse con la preposición de)

– Dativo: Principalmente funciona como complemento indirecto es a quien se da algo (de ahí dativo).

Servus merum domino dat = El esclavo le da vino puro al señor (Complemento indirecto, quien recibe lo que se da)

– Ablativo: Complemento circunstancial.

Dominus servum oculis videt = El señor ve al esclavo con los ojos (Complemento circunstancial, en este caso de instrumento)

  • Oh. No era tan difícil. ¿Y las funciones en griego?

Pues las mismas. Pero con la diferencia de que no tienen ablativo, por lo que sus funciones las cumple el dativo. Resumen rapidito:

– Nominativo: sujeto o atributo.

– Vocativo: llamada (apelación).

– Acusativo: complemento directo (acaba casi siempre en -α o -ν).

– Genitivo: complemento del nombre (acaba casi siempre en -ς).

– Dativo: complemento indirecto (con verbos que significan dar o similar) o complemento circunstancial.

  • ¿Y no tienen preposiciones?

Pues sí las tienen. Las preposiciones pueden ir con todos los casos (salvo con nominativo y vocativo) y le dan la función que corresponda a la palabra que vaya con ellas. Aquí tenéis un resumen de las preposiciones en griego:

(fuente de la imagen: http://sandraromano.es/como-preposicionar-un-leon/)

  • Sabía yo que no tenía por qué temer a los zombis. 🙂

ACTIVIDAD PARA QUIENES LE HAYAN PERDIDO EL MIEDO A LAS FUNCIONES DE LOS CASOS

Esos locos indoeuropeos

Para saber cómo enfrentarnos a las lenguas zombis está bien conocer de dónde vienen, así sabremos a qué ancestros ofender si queremos atacar mediante golpes bajos.

El latín y el griego pertenecen a la familia indoeuropea.

  • ¿Cómo? ¿No surgieron como champiñones?

Qué va. Antes de ellos, dicen los filólogos, que estaban los indoeuropeos. Y eso lo saben por la similitud entre las lenguas. Hay palabras y estructuras sintácticas muy parecidas. Los filólogos son gente sospechosa por naturaleza y pensaron: “¿Casualidad? No lo creo”.

Así pues, los filólogos reconstruyeron, a partir de las semejanzas, lo que debió ser el indoeuropeo. Por supuesto que probablemente no existió tal cual, pero bueno, algo así debió haber.

  • ¿Y esa familia de lenguas indoeuropeas sólo tiene como miembros al latín y al griego?

Pues no. Es una familia numerosa, con diferentes miembros que a su vez tuvieron hijos y esos hijos se relacionaron entre sí… Y bueno, que al final, todos somos hermanos.

  • Oh. Qué curioso. Quiero saber cuáles son las lenguas indoeuropeas.

Lenguajes derivados del indoeuropeo

(fuente de la imagen: http://www.historiadelascivilizaciones.com/2014/03/familia-de-lenguas-indoeuropeas-esquema.html)

  • Oh cielos, entonces, el español viene del latín, ergo meterme con él es insultar a mi lengua madre.

Vaya que sí. Y no sólo eso, sino que, como iremos viendo en otras entradas, hay muchas relaciones entre el latín y el griego. Y entre el latín y el germánico. Así que mejor adoptaremos una posición no hostil contra las lenguas zombis, que son nuestras madres, y a las madres se las respeta.

Para ubicarnos más o menos:

las-lenguas-indoeuropeas-2-728

(fuente de la imagen: http://es.slideshare.net/mmuntane/las-lenguas-indoeuropeas-9293567)

Esas raras palabras

El latín y el griego tienen declinaciones.

  • HORROR. ¿Qué es eso? ¿Y a mí que me importa? ¿De verdad hablaban así?

Un idioma flexivo, como se llama a esos locos que hablan cambiando las palabras según el contexto, es aquel que varía los sustantivos, los adjetivos y los pronombres según la función que cumplen en la oración. Además, no todas las palabras se van declinando del mismo modo, sino que en el caso del latín tienen 5 tipos de declinaciones y los griegos (que son más buena gente) tienen 3.

  • Qué horripilancia. Qué locos.

Bueno, en realidad no estaban tan locos, en español y en alemán también declinamos.

  • ¿Ah sí? ¿Yo hago eso?

Pues sí. YO hago eso cuando ME hablan y al hablar CONMIGO mismo y cuando a MÍ me da la gana, todos NOSOTROS lo hacemos si así NOS place. Es verdad que lo hacemos poquito, con los pronombres, pero se hace. Los alemanes lo hacen siempre, pero sólo declinan el artículo.

  • ¿Y de qué me sirve saberlo?

Si vas a enfrentarte con un texto zombi, conocer las declinaciones puede salvarte la vida. Si las conoces no tienes que pensar si una palabra es complemento directo o sujeto o complemento circunstancial, porque si sabes las declinaciones, sólo viendo la terminación de una palabra ¡¡TE LO CHIVAN!!

  • Qué majos estos zombis.